El agá Jan se encuentra al borde de la quiebra en Italia

Karim agá Jan, el príncipe de los ismailitas considerado hasta hace poco uno de los financieros más ricos del mundo, se encuentra al borde la quiebra en Italia como consecuencia del fuerte endeudamiento de su cadena hotelera, Ciga, y de las dificultades que lastran el plan de salvamiento diseñado por un consorcio de bancos italianos y extranjeros.Si tales problemas no se resuelven en el plazo de una semana, de modo que la cadena norteamericana Sheraton se haga con el control de la Ciga italiana, lo más probable es que se deba proceder a la liquidación por vía de quiebra de la financiera Fimpar, propietaria del grupo hotelero.

La única alternativa sería que el príncipe, que tiene el 86% de Fimpar, aportara los 100 millones de dólares (más de 13.000 millones de pesetas) necesarios para saldar las deudas que la mala marcha de Ciga ha dejado en su financiera. Esta hipótesis es considerada muy poco probable.

De ahí que la situación del agá Jan vuelva a ser motivo de preocupación para Mediobanca, el instituto mixto ligado a la gran empresa privada italiana que diseñó la operación de salvamiento, y los demás bancos acreedores. Todos creían haber resuelto el problema mediante un aumento de capital que llevaría a la toma de control de la Ciga italiana por Sheraton. Sin embargo, no habían contado con los problemas del mercado. Sheraton llegó a un acuerdo con los bancos acreedores para hacerse cargo de la deuda de Ciga, liberando a Fimpar de ese problema, en el caso de que aquellos le facilitaran el control del grupo en dificultades. La operación diseñada consiste en una ampliación de capital de hasta 984.000 millones de liras (unos 85.000 millones de pesetas) a la que Fimpar no acudiría. Mediobanca podría así poner al menos el 50% del grupo hotelero italiano a disposición de Sheraton. Se había fijado incluso un precio de 740 liras: por acción para los inversores norteamericanos. Pero la Bolsa ha olido a negocio, y el mercado de títulos y derechos para la ampliación de la Ciga italiana se ha disparado.

El consejo de administración de la sociedad hotelera informó el lunes que la ampliación de capital ha sido ya suscrita en casi un 70%. La subasta de derechos no ejercitados debía comenzar ayer para concluir el 17 de mayo. El precio de salida será tal, que la compra de nuevas acciones no podrá hacerse por menos de unas 1.000 liras por título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de mayo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50