Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde permite abrir la grada sur del Bernabéu

Los aficionados podrán gritar a gusto el próximo sábado desde el tercer graderío sur del estadio Bernabéu en el partido que el Madrid disputará frente al Valencia. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, ha permitido ahora abrir esa grada tras haber retrasado su decisión un mes porque consideraba que no se cumplían las normas de seguridad. Ayer afirmó que algunas de las deficiencias ya se habían subsanado y dio de plazo hasta el 1 de septiembre para solucionar los problemas que restan. Pero a tenor de lo que manifestó Álvarez del Manzano, el estadio sigue prácticamente en las mismas condiciones que hace 15 días, cuando se negó a autorizar que los madridistas entrasen en esa grada para el partido frente al Paris Saint Germain. El regidor afirma que ya cumplen las normas los peldaños de las escaleras, los tornos de entrada, el centro de mando de emergencia, se ha señalizado el estadio y se han ensanchado las puertas giratorias. Sin embargo, un informe municipal emitido el 28 de febrero (anterior, por tanto, a la negativa del alcalde a conceder la licencia de apertura) aseguraba que los peldaños se hallaban ya en perfecto estado y que el Bernabéu contaba con la señalización adecuada para orientar la evacuación. En cuanto al centro de mando de emergencia, el director gerente del club, Inocencio Arias, afirmó el 1 de marzo que ya estaba instalado. El informe que el alcalde facilitó hace dos semanas no hacía mención a los tornos de entrada ni recomendaba ensanchar las puertas giratorias. PASA A LA PÁGINA 5

El Madrid se compromete a sentar a 17.000 espectadores

VIENE DE LA PÁGINA 1

Álvarez del Manzano admite hasta el 1 de septiembre que permanezcan sin resolver ras deficiencias detectadas en la zona de oficinas y vestuarios. Y añade que en ese mismo plazo deben instalarse el sistema de control informático de entradas y las vallas de apertura automática alrededor del campo de juego. Los informes municipales tampoco hacían mención a los vestuarios.

El club blanco se ha comprometido a reducir el número de espectadores de pie y sentar a unos 17.000. Además sustituirán la apertura automática de las puertas por la fuerza de varias personas que se encargarán de la apertura manual en caso de que fuese necesario. El alcalde estima que ha mejorado sensiblemente la seguridad del estadio, como han comprobado los técnicos de Protección Civil y Disciplina Urbanística.

Pero el Madrid sigue incumpliendo el acuerdo que firmó con el Ayuntamiento por el que se comprometía a construir un aparcamiento subterráneo al tiempo que realizaba las obras de ampliación del estadio. Álvarez del Manzano explica qué términos se incumple ese convenio.

El presidente blanco, Ramón Mendoza, se mostró ayer "muy contento". "Es una buena noticia", dijo en referencia a la apertura de la grada, "para la afición madridista y para la ciudad en general". Añade que en las negociaciones para conseguir la licencia sólo han intervenido los técnicos de ambas partes. El club había calculado que perdían 23 millones de pesetas por cada partido que permaneciese cerrada la grada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1994

Más información