Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'ultras' se exhiben en la Complutense

Alrededor de 25 estudiantés de extrema derecha, de las asociaciones Dispar y Disenso, desplegaron ayer una inmensa bandera de España con el águila del escudo del régimen de Franco a 50 metros de la puerta de entrada del edificio de Filosofía B de la Universidad Complutense. En aquel lugar, otros estudiantes, miembros de la asociación progresista No Pasarán, preparaban una sangría.Los ultraderechistas se plantaron alrededor de la bandera y se pusieron a beber pacharán (la elección de la bebida era una alusión al nombre de la asociación organizadora de la sangría. Los ultras habían puesto días antes carteles en Derecho e Historia que empezaban diciendo No pacharán).

"Venir aquí y poner una bandera con la garrapata es venir a provocar", decía Nieves, de cuarto de Historia, una estudiante que tomaba el sol ayer, junto con un centenar de universitarios, en un jardín que se convirtió de repente en una tierra de nadie entre los ultras y los de la sangría.

"La provocación es el aspecto físico y mental de esa gente", dijo ayer uno de los ultras señalando a los estudiantes de No Pasarán, entre los que abundan las camisetas, los pelos largos, las chapas del Che y los vaqueros.

La bandera preconstitucional la desplegaron al mediodía, y a las 12.30 llegó la policía, que se limitó a vigilar por si se producían incidentes. Cerca de las dos de la tarde, los ultras recogieron la bandera y comenzaron a irse. En ese momento, tanto los estudiantes de la sangría como los que descansaban en el verde comenzaron a aplaudir y a gritar a coro: "¡Nazis, fuera de la Universidad!". Los ultras respondieron, con la policía siguiéndoles los pasos, levantando el brazo y entonando el Cara al sol. "Algún día aquí pasará algo", comentó un estudiante mientras veía a los ultras alejarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 1994