Cama barata y a la Thyssen sin cola

Todo, o casi todo, vale para atraer clientes. No es sólo la guerra de precios; también están las iniciativas novedosas, como la que estudia la cadena NH (13 hoteles en Madrid). Proyecta ofrecer a sus huéspedes el acceso sin guardar cola al Museo Thyssen, una de las mayores atracciones culturales de Madrid.La rebaja de estrellas es la estrategia que ha seguido la mayoría de los hoteles de gran lujo para hacer frente a la crisis. Juan Antonio Casas, directivo del Palace, defiende la decisión tomada por su establecimiento. "Ha sido beneficiosa", asegura. Desde otro que mantiene el máximo rango, el Husa Princesa, el director, Jesús Gatell, opina lo contrario. "El descenso de categoría no sirve para llenar los hoteles, porque como el IVA es desgravable, sólo afecta a los turistas, que vienen a ser dos de cada diez clientes", dice.

Más información
El turismo de Madríd se salva de la crisis

El hotel Barajas ha estrenado el año con rebaja de categoría: de cinco a cuatro estrellas, y es el séptimo hotel de lujo que pide el descenso desde que comenzó la crisis. "Las ocupaciones han bajado, los precios también, así que las cuentas de resultados van en picado", dice el director del hotel, Benigno Anselmo Gil, sobre el sector.

"Esta zona próxima al aeropuerto es la más dañada, pero también la de más futuro", se consuela Gil. A su juicio, la Administración es en parte culpable de lo que está ocurriendo. "Tanto decían que faltaban plazas hoteleras en Madrid que al final sobran".

El lujo asequible es la idea que se busca frente a estos tiempos de crisis. Para aliviar el bolsillo del cliente, los establecimientos han encontrado otra fórmula: ofrecer tarifas de empresa y rebajas de fin de semana.

Tarifa de empresa

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Estrellas aparte, esta denominada tarifa de empresa es una estrategia frecuente que cuenta con múltiples partidarios entre los empresarios hoteleros. "Antes llegaba un cliente y no se sorprendía del precio; ahora te pide tarifa corporativa", señala el responsable del hotel Villamagna, Rafael Sánchez Calderón. La diferencia es importante, de 57.750 pesetas a 38.000, IVA del 15% aparte. Prácticamente todos los hoteles ofrecen descuentos a los ejecutivos. Los hombres de negocios son, en términos generales, siete de cada diez clientes, frente a tres que son turistas puros.

También por ello, los fines de semana son el momento de menor ocupación hostelera. De ahí que buena parte de los establecimientos ofrezcan tarifas de fin de semana. Entonces se puede llegar a dormir en un cinco estrellas por 9.400, pesetas más 15% de IVA. Esta tarifa, del Monte Real, es menos de la mitad de la de un día laborable.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS