Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Penev padece una enfermedad que le aparta del fútbol

., El jugador búlgaro del Valencia, Luboslav Penev, de 28 años, padece una grave enfermedad que le apartará al menos durante cinco meses del fútbol, por lo que no podrá concluir el Campeonato de Liga con su equipo m participar en el Mundial de Estados Unidos con su selección. El delantero, tras conocer su estado, viajó a Bulgaria, pero hoy se le esperaba en Barcelona, donde se tratará de su dolencia.

Penev está enfermo. El jugador lo sabe, así como sus compañeros, su familia y el Valencia. El club quiere que este secreto a voces deje de serlo. Por eso la directiva está intentado convencer al búlgaro de que hable públicamente de su problema. El argumento que sostienen quienes le aconsejan es claro: hablar de ello servirá para desdramatizar la situación.El balonazo que Penev recibió en los testículos hace algunas semanas durante un entrenamiento ha sido providencial para su salud. Los médicos del Valencia, ante las persistentes molestias que acusaba el jugador, decidieron consultar con la clínica Puigvert de Barcelona. Allí, el médico Solé Balcells comprobó que los problemas que padecía el jugador no se limitaban a una fuerte contusión, que le fue curada en el momento. Tras realizarle un minucioso examen urológico se le diagnosticó un tumor maligno en un testículo, que no tenía nada que ver con el golpe recibido.

Las características de la dolencia aconsejan que Penev sea operado lo antes posible para tratar de erradicar el problema y posteriormente se someta a un prolongado tratamiento de quimioterapia.

Los médicos del Valencia creyeron conveniente que Penev se marchara unos días a su país mientras desde el club se hacían las oportunas gestiones para comenzar el tratamiento. El club considera que el jugador debe ser operado en la clínica donde se le diagonosticó la enfermedad y posteriormente tratado con quimioterapia. Penev tiene otros planes. La diferencia de criterios no preocupa tanto al Valencia como la disposición que el jugador tiene ante su problema. El especial carácter del búlgaro le ha llevado a tomar con excesiva despreocupación una enfermedad que los especialistas consideran "muy grave". Asumir su situación será parte importante de la terapia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 1994

Más información

  • El delantero estará cinco meses de baja