Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Accidente mortal del belga Sansen en el Rally París-Dakar-París

El motociclista belga Michel Sansen (BMW), de 59 años, murió ayer como consecuencia de una caída durante la novena etapa del Rally París-Dakar-París, disputada entre Nouakchott y Dakar. El accidente se produjo a primeras horas de la mañana en un tramo de enlace, sobre asfalto, cuando Sansen se dirigía hacia la primera prueba cronometrada. Su muerte eleva a 31 el número de víctimas de la carrera desde que fue creada, en 1979, por el francés Thierry Sabinel que también falleció en ella al estrellarse su helicóptero contra una duna del desierto el 15 de enero de 1986.

Según el comunicado de la organización, Sansen rodaba a más de 150 kilómetros por hora en dirección al primer tramo cronometrado cuando se estrelló. Hacía poco que había amanecido y la visibilidad no era la mejor. Al parecer, no pudo evitar un obstáculo de arena y cayó golpeándose la cabeza y la columna vertebral. Murió en el acto.Sansen era uno de tantos pilotos aficionados que participan cada año en el rally y que constituyen la auténtica fuente de ingresos de los organizadores. Ocupaba el 72º lugar en la clasificación general entre 74 participantes.

Cada día llegaba de los últimos al campamento y él mismo arreglaba los desperfectos de su moto, una BMW GS 80. Siempre, durante todo el recorrido, junto a su amigo Jean Miclotte, que conduce una máquina idéntica y que fue el primero en atenderle inmediatamente después del accidente.

La muerte de Sansen es la 31 a que se produce en esta carrera, que en 1994 cumple su 16ª edición. Sin duda, el accidente más famoso fue el que protagonizó su mismísimo creador, Sabine, que se estrelló en un helicóptero en 1986 junto con otras cuatro personas en Mali, donde, como en Mauritania, los incidentes han sido frecuentes. Ese año y 1988 fueron los más trágicos.

La historia de esta prueba motorizada es un recorrido por la aventura, el riesgo y el drama. Nunca, en efecto, se ha librado de episodios desafortunados. En 1979, en la primera edición, falleció un motociclista; en 1981, tres periodistas italianos; en 1982, un motociclista holandés, una periodista francesa y un niño en Mal¡; en 1983, un motociclista francés; en 1984, una mujer en Burkina Fasso; en 1985, el pasajero de un helicóptero y un niño en Níger; en 1986, un motociclista japonés en un tramo de enlace en Francia; Sabine junto a los otros cuatro pasajeros de su helicóptero, entre ellos el cantante francés Daniel Balavoine, y el motociclista italiano Marinoni, muerto tras el final del rally por las heridas internas causadas por una caída; en 1987, un periodista que trabajaba para el equipo Peugeot; en 1988, un camionero holandés, un tripulante francés, una niña de 10 años en Mal¡, un motociclista francés y otros dos espectadores; en 1990, un fotógrafo finlandés; en 1991, los dos pilotos de un coche de asistencia y el conductor de un camión de Citroën, asesinado a tiros en una emboscada, y en 1992, la última víctima hasta ayer, el motociclista francés Gilles Lalay.

Curiosamente, muchos de los accidentes se han producido fuera de la carrera, bien afectando a seguidores o espectadores, bien protagonizados por los propios participantes en sectores de enlace, no competitivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 1994

Más información

  • El historial de la carrera cuenta ya 31 víctimas