Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aseguradoras de Inespal, condenadas a pagar por los daños de Aluminia-Aluminio

Javier Álvarez Vara, nuevo presidente de Inespal, se incorpora al grupo con una buena noticia. El juzgado de Primera Instancia número ocho de Madrid, con fecha 16 de diciembre, ha dictado sentencia favorable a las empresas del grupo Inespal en la demanda que éstas promovieron contra diversas compañías de seguros en relación con el impago de los daños producidos en las factorías de Aluminio Español y Aluminia Española en San Ciprián (Lugo), en diciembre de 1987. El juez ha condenado a las compañías aseguradoras a pagar por los daños producidos, cuyo importe todavía no se ha fijado, pero que, en su momento, llevaron a Inespal a provisionar 11.200 millones de pesetas.

"La sentencia recoje así las tesis de los demandantes y declara que los daños materiales y las averías producidas en las instalaciones del complejo industrial de San Ciprián, así como las pérdidas de beneficios y gastos extraordinarios producidos a las citadas empresas, están cubiertas por la póliza de seguros contratada por el grupo Inespal", señalaba ayer un comunicado de la empresa, cabecera de las actividades de producción de aluminio de holding público TENEO.

El grupo de compañías aseguradoras implicadas en la cobertura de los daños causados integra a la pública Musini y a las privadas Unión y el Fénix, Plus Ultra, La Estrella, Banco Vitalicio y Aurora Polar. El riesgo del coaseguro corría a cargo de American Home Insurance. La demanda presentada por Inespal contra esta última compañía ha sido, no obstante, desestimada por el juez.

También ha sido desestimada la demanda contra el Consorcio de Compensación de Seguros para el supuesto de que el siniestro mereciese la calificación de catastrófico y, por tanto, no hubiese sido cubierto por las pólizas de seguros ordinarias. .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de diciembre de 1993

Más información

  • La sanción podría rondar los 11.000 millones