Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercedes Benz ha perdido 15.000 millones de pesetas hasta septiembre

El mayor grupo industrial alemán, Daimler Benz, ha reconocido que cerrará el ejercicio de 1993 como el peor del consorcio en toda la posguerra, al hacer públicas las cifras de resultados correspondientes a los primeros nueve meses del año, que suponen pérdidas por valor de 181 millones de marcos (15.000 millones de pesetas).

El presidente de la empresa automovilística, Edzar Reuter, sin embargo, se mostró optimista respecto al futuro e indicó que la profunda reestructuración que está llevando a cabo en el grupo y las perspectivas de una salida de la actual recesión para mediados del año próximo, apuntan a que Daimler Benz volverá a tener beneficios en 1994.

En una decisión importante para la industria del automóvil alemana y europea, Daimler Benz anunció también que el nuevo modelo utilitario que fabricará su marca Mercedes, bautizado como Clase A y que supone el mejor símbolo del cambio de estrategia de la casa de la estrella de tres puntas, será producido en Alemania, concretamente en la planta de Rastatt, la más moderna de la empresa.

República Checa

En los últimos meses, después de que se anunciara la puesta en marcha de este proyecto, destinado a competir en el sector más bajo del mercado, todo parecía apuntar a que el que ya se conoce como baby Mercedes sería fabricado fuera de Alemania, concretamente se apuntaba al Reino Unido o a la República Checa.El sindicato IG Metall, que tiene enorme poder en el sector del automóvil y cuenta con representantes en los consejos de vigilancia de las empresas, amenazó entonces con represalias. Daimler Benz ha reconocido que las negociaciones han sido duras, pero que confía en que con el acuerdo obtenido, el nuevo Mercedes consiga ser competitivo en un sector del mercado en el que los márgenes son muy estrechos.

El Mercedes Clase A, de sólo 3,35 metros de largo, empezará a producirse en 1997 y está previsto que se fabriquen 200.000 unidades anuales.

De las reales dificultades a las que se enfrenta el gigante de la industria alemana -que durante la década pasada efectuó una política de adquisiciones, especialmente en los sectores de la aeronáutica y de la industria bélica, que ha resultado no ser tan rentable como entonces se preveía- da idea el que la propia dirección reconociera ayer que las cifras de pérdidas dadas a conocer no reflejan exactamente el desastre.

Dado que las acciones de Daimler Benz han empezado a cotizar en la Bolsa de Nueva York, Reuter hizo público que, ateniéndose al modelo de contabilidad estadounidense, las pérdidas durante los primeros nueve meses de 1993 ascienden a 2.050 millones de marcos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1993