Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal brasileño proInibe el 'culebrón' sobre Collor de Mello

El ex presidente de Brasil Fernando Collor de Mello ya no será el protagonista del culebrón más esperado de la televisión brasileña -El maharajá-, cuya exhibición acaba de ser prohibida, por segunda vez, en un tribunal de Río de Janeiro.En vísperas del estreno de la novela, en julio, los abogados de Collor pesentaron un recurso de amparo para impedir la exhibición, alegando que el guión constituía una violación de la vida privada del ex mandatario y de su familia.

En 50 capítulos que ya están grabados en su totalidad, El maharajá narra desde la vertiginosa ascensión de Collor de Mello en los sondeos preelectorales de 1989 hasta el juicio político por corrupción, que terminó con la humillante caída del mandatario al final del año pasado.

El escritor José Louzeiro, autor del culebrón prohibido, lo describió como "una técnica narrativa diferente, un drama documental", que mezcla técnicas de periodismo investigativo, cine documental y drama.

La decisión judicial representa un grave contratiempo para la red Manchete de televisión, que esperaba que El maharajá, relizado a un coste bajísimo, la salvase de la difícil situación financiera en que se encuentra, al borde de la quiebra.

Louzelro reveló a EL PAÍS que El maharajá fue realizado con poco más de 10.000 dólares, un coste bajísimo, si se le compara con los 150.000 dólares que se invierten en cada capítulo de las elaboradas novelas de la Red Globo de televisión, la mayor de Brasil.

"En las puertas del siglo XXI estamos sufriendo una censura medieval; prohiben una novela que nadie vio", se quejó indignado Louzeiro.

El director general de la cadena de televisión, Fernando Barbosa Lima, expresó que consideraba "absurdo negar al pueblo el acceso a los detalles de la historia de Brasil".

Por su parte, el joven director de la novela, Marcos Schechtman confesó que la decisión judicial no le sorprendió, pues perdió la capacidad de sorprenderse el lunes pasado, cuando la Corte Suprema no ratificó la suspensión de los derechos políticos de Collor de Mello por ocho anos. "Después de eso, la censura arbitraria a El maharajá me parece un hecho menor dentro de este retroceso, que ahora incluye el retorno de la censura", manifestó Schechtman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de diciembre de 1993