Las obras de un aparcamiento dejan sin casa a 14 familias

Catorce familias del barrio de las Delicias pernoctan desde el sábado fuera de su hogar. El edificio interior donde viven, el número 35 de la calle del Ferrocarril, está clausurado provisionalmente desde que en la noche del sábado aparecieran grietas en los bajos del inmueble. La construcción de un aparcamiento anexo al bloque produjo el resquebrajamiento de los sótanos del edificio. Los inquilinos han pasado las dos últimas noches en casas de familiares y en un hostal que puso ayer el Ayuntamiento a su disposición. No volverán a sus viviendas hasta que no se compruebe la estabilidad del bloque.

El desalojo se produjo el sábado a las 21.30. Fue a esa hora cuando cedió el muro de contención del bloque por un corrimiento de tierras que dejó al descubierto parte de la fachada posterior del inmueble, de 50 años de antigüedad. Automáticamente fueron evacuadas las familias que habitan en los números interiores. Los bomberos apuntalaron el edificio provisionalmente.

Vieja fábrica de Seat

Junto a la zona deteriorada se están realizando las tareas de prospección para la construcción de un aparcamiento en la calle de Ciudad Real, en un solar donde antes se encontraba la vieja fábrica de Seat. Según los vecinos, las obras colindantes provocaron que los cimientos cedieran y aparecieran grietas. "Está claro que la causa del corrimiento son las obras de vaciado que se realizan en los terrenos anexos", señaló Antonio Coneira, uno de los inquilinos. Aunque no existe peligro de derrumbamiento, hasta que se garantice la estabilidad del bloque no se permitirá la vuelta de las familias. Según otro de los afectados, al no trabajar las hormigoneras el fin de semana no se han podido efectuar las tareas de reparación de las zonas deterioradas.El Ayuntamiento de Madrid se ha hecho cargo del alojamiento en el hostal Sancho, situado en el paseo de las Delicias, de siete personas con edades comprendidas entre 50 y 79 años. El resto de los inquilinos afectados por la amenaza de derrumbamiento ha pasado las dos noches en casas de familiares y amigos.

Algunos de los vecinos que ayer pasaron por su domicilio sólo pudieron estar en el interior de las viviendas cinco minutos, por orden de los técnicos de Urbanismo. El bloque afectado es vigilado permanentemente por dos agentes para evitar el paso de transeúntes por el número 35 de la calle del Ferrocarril.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS