Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre la espada y la Cuarta Pared

Las contradicciones del Ayuntamiento dejan indefensa a otra sala teatral

Urbanismo les aplica un decreto aparentemente creado para "ir a por ellos", con carácter retroactivo. La Junta Municipal de Arganzuela les clausura la sala. Y el alcalde, en plena confusión, dice que se ha puesto en contacto con los responsables del teatro para darles 60 días en los que subsanar las deficiencias y niega que se haya producido ninguna clausura; un hecho que presenciaron 400 testigos, entre los que se encontraban numerosos políticos -aunque no del PP-, además de los funcionarios municipales que la ejecutaron.

El concejal del distrito, Clemente Torres, insiste en que es inútil el gasto que conlleva subsanar las posibles deficiencias, ya que es más que probable que no sirva de nada.Los componentes de la Cuarta Pared no dan crédito a lo que ocurre. "Estamos en absoluto desamparo e indefensión y encima mucha gente ha creído al alcalde y piensan que la situación está en vías de solucionarse, cuando aquí sólo hay una realidad: nos han clausurado la sala", dicen. No obstante, los directivos de la asociación cultural han optado por el desacato y la actividad de programación y escuela de la sala continúan bajo su responsabilidad y permanecen encerrados en previsión de que se produzca en cualquier momento un precinto judicial. "Prueba de ello es la vigilancia a que estamos siendo sometidos por la Policía Municipal", indican.

La Cuarta Pared quiere que se les haga llegar una comunicad por escrito para saber a qué atenerse, y que el Ayuntamiento tenga un solo portavoz o varios, pero que digan lo mismo. Reclaman que no se paralice el expediente de solicitud de licencia y que alguien los reciba: "El alcalde no quiere hacerlo, a pesar de pedírselo todos los días y de que él afirme lo contrario".

Cajas de naranjas, manzanas, bandejas con fiambres, pan, bebidas... A los encerrados no les faltan víveres. Los vecinos de esta pequeña asociación cultural de la calle de Hercilla les regalan constantemente alimentos y líquidos para que su situación, que algunos consideran demencial, sea menos ingrata.

A lo largo de los últimos dos días, la llegada de cartas y telegramas de solidaridad y adhesión, procedentes de toda España, ha sido continua. Otras personas deciden acudir personalmente y se acercan hasta la sala. La primera noche de encierro se acercaron al local varios políticos, entre los que se encontraban Ramón Caravaca, viceconsejero de Cultura de la Comunidad de Madrid; actores como Juan Matute y Fernando Marín o cantantes como Ricardo Solfa.

A media mañana de ayer, la dirección de la sala ofreció una conferencia de prensa a la que asistieron los directores de escena Adolfo Marsillach, Juan Pastor y Jorge Amich; así como Alfonso Pindado, presidente de la Coordinadora do, Salas Alterriativas de Madrid, y Luis Araujo, de la Asociación de Autores Teatrales. Los miembros de la Cuarta Pared recalcaron que la orden de clausura les llegó antes que la inspección y que no entienden por qué no se había realizado antes: "Luego no pueden utilizar el argumento de falta de seguridad". La sala, para un aforo de 172 espectadores, dispone de 19 extintores, alumbrado de emergencia, vías de evacuación señalizadas, materiales con resistencia al fuego y otras medidas.

Marsillach declaró que estaba allí por un elemental sentido de solidaridad y por curiosidad informativa, y se preguntó: "¿Cómo entender esa torpeza infantil, estúpida, para que no se pongan de acuerdo entre diferentes responsables del Ayuntamiento y en la misma época que ha ocurrido el escándalo de la esquina del Bernabéu?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993