Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diputados iraníes piden relaciones diplomáticas con Estados Unidos

Por primera vez desde la ruptura de relaciones diplomáticas, hace 13 años, dignatarios del régimen iraní han planteado abiertamente el restablecimiento de relaciones diplomáticas plenas con Estados Unidos.Sayed Rayai Jorasani, miembro de la Comisión de Exteriores del Parlamento y ex representante ante las Naciones Unidas, envió una carta al Guía de la República, Sayed Alí Jamenei, en la que solicitaba el restablecimiento de relaciones con Washington rotas a raíz de la crisis de los 52 rehenes estadounidenses, retenidos por el régimen irani desde el 4 de noviembre de 1979 hasta el 16 de enero de 1981.

Jorasani se vio respaldado además por Habibolá Asghar Oladi, ex ministro y también parlamentario, que ha batallado abiertamente por impedir que "cualquiera que hable de este asunto sea tildado de traidor, satánico o cosas peores, como hasta ahora sucedía", según dijo Asghar Oladi en una entrevista a la revista Resalat.

Según publicó el diario Yomhuri Eslami, Jamenei respondió a la carta de Jorasani diciendo que tal paso no debiera adoptarse en este momento, y subrayó también que el supuesto aislamiento denunciado por su corresponsal era una necesidad histórica de la política del régimen. En el mismo sentido se pronunció el ayatola Musavi.

Teherán ha sido escenario de varios repartos en mano de panfletos en los que se pedía la reanudación de relaciones con Washington, hecho que, a juicio de algunos sectores de oposición, no sería posible de no contar sus redactores con la tolerancia del poder ejecutivo.

Al banquillo

Semanas antes de los hechos se supo que el hoyatoleslam Mussavi Joeiniha, el hombre que dirigió la captura de la Embajada estadounidense en Teherán con 52 rehenes durante 14 meses, iba a ser juzgado por un tribunal religioso iraní que ha recibido denuncias procedentes de religiosos de Ahvaz y Mashad.

Los querellantes le responsabilizan de los ataques recibidos a través del diario Salam, que Joeiniha regenta y que dirige Abas Abdi, detenido por esta razón. Si las denuncias prosperan, el influyente religioso puede ser desterrado o encarcelado, según la legislación religiosa iraní, informó la publicación Keyhan Havai.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993