Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Owen no pide tropas, sino más presión sobre Izetbegovic

, Lord David Owen, mediador en la guerra de los Balcanes, agradeció ayer en Madrid la "gran tarea que ejercen las tropas españolas desplegadas en la región de Mostar, sin duda ahora la más dificil y delicada de todas las asumidas por fuerzas internacionales" en la antigua Yugoslavia. Owen no pidió a España más tropas para la zona y argumentó que el único camino para la paz es insistir en el paquete negociador ya presentado que equivale a presionar al gobierno bosnio para que firme la división de¡ país.El mediador en las negociaciones de paz entre los contendientes en Bosnia, auguró una catástrofe inminente si no se llega a una paz negociada, pero no expuso novedad alguna en su oferta para motivar a la parte bosnia de mayoría musulmana a aceptarla. Cuando, en mayo pasado, lasfuerzasserbiasrechazaron el plan de paz elaborado por Owen y por Cyrus Vance, este se habla apresurado a hacer suya una nueva oferta negociadora que, a grandes rasgos, coincidía con la propuesta de los presidentes de Serbia y Croacia, los dos paises vecinos del Estado a repartir, Bosnia-Herzegovina,

Owen hizo una breve escala en Madrid para entrevistarse durante casi una hora con el ministro de asuntos exteriores español, Javier Solana, en el marco de una gira europea para recabar apoyo para "un nuevo esfuerzo de pacificación que evite una catástrofe de enormes dimensiones este invierno inminente". El ministro Solana y Owen coincidieron en que "es imprescindible un último esfuerzo para impedir que la guerra se prolongue este invierno".

Owen no pidió más tropas al Gobierno español para su despliegue en Bosnia, dijo que en todo caso espera que estas permanenzcan allí todo el invierno, y confirmó que las primeras tropas de paises musulmanes serán suficientes para garantizar la apertura de corredores humanitarios durante este invierno, Las tropas, unos 5.000 cascos azules, procederán de Paquistán, Bangladesh y Malaisia.

Apoyo español

Solana manifestó que "Owen sabe que tiene la confianza del Gobierno de España", saliendo así al paso de la oleada de criticas que en el Reino Unido y en toda Europa se han concentrado en la figura del mediador comunitario, acusado de concentrar su presión sobre el Gobierno bosnio de mayoría musulmana y ser excesivamente conciliador con las fuerzas serbias dirigidas por Radovan Karadzic.

Tanto Solana como Owen no dejaron duda alguna respecto a que siguen apostando por la división de Bosnia-Herzegovina en Estados étnicos para la resolución del conflicto pese al reciente rechazo del Gobierno de Sarajevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 1993