Falta de dirección

La sesión de ayer fue una mera continuación de la del día anterior. A última hora del martes ya había hecho su aparición el papel y había mostrado su buena disposición. La tendencia siguió toda la mañana de ayer, lo que hizo que el índice llegase a bajar hasta 1,77 puntos. Por la tarde zigzagueó de nuevo: se recuperó, subió algo menos de un punto, y volvió a caer para acabar cediendo 0,15, un leve 0,05%, lo que dejó el nivel en el 286,62.Ése parece ser su nivel, según los analistas. En los últimos días, el índice remolonea a su alrededor sin acabar de decidirse en ninguna dirección. El ambiente exterior, de incertidumbre, con unas negociaciones sobre el pacto social más abiertas que nunca, tampoco contribuye a que los inversores despejen sus intenciones, y muestren sus cartas con más decisión.

Los 15.830 millones de pesetas que se negociaron ayer suponen un retroceso de tres mil millones respecto al volumen del martes. Por su parte, el Ibex 35 se situó en el 3.171,51, tras perder -si se le puede llamar pérdida- 0,39 puntos, un 0,01%. La subasta de bonos y obligaciones de hoy puede contribuir a animar el panorama.

Las extranjeras siguen con la misma tónica de tranquilidad, sin servir de acicate para la de Madrid. Los acontecimientos políticos, sobre todo la inestabilidad en Moscú, no parecen cotizar excesivamente. Londres y Francfort bajaron, pero poco. Un 0,22% la primera y un 0,31% la segunda. París ganó un 0,32% y Wall Street subía 0,28 puntos al cierre de la sesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de septiembre de 1993.

Lo más visto en...

Top 50