Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

No cederemos más

El regateo por los territorios de BosniaHerzegovina entre los líderes de los tres futuros Estados étnicos -musulmán, serbio y- croata- está por concluir. "Hay indicios de que la parte musulmana aceptará el plan de paz", pronostica el líder serbio bosnio, Radovan Karadzic. El plan otorga a los musulmanes un 32% del territorio bosnio. Karadzic amenaza con retirar las pequeñas concesiones territoriales, realizadas en las últimas negociaciones, en la región norteña de Brcko y en Bosnia oriental, si el presidente bosnio, Alia Izetbegovic, no firma el acuerdo. "Los serbios no cederán nada más", afirma tajante. "Acordamos con los copresidentes de la conferencia de paz (David Owen y Thorvald Stoltenberg) que las últimas concesiones se efectuaban con el fin de contribuir a la solución final., Si no es así, las retiraremos".Karadzic aprovecha la tregua en las negociaciones internacionales para eliminar en Banja Luka a los enemigos políticos surgidos entre sus propias filas, donde la insurrección de un grupo de militares, descontentos por sus pésimas condiciones económicas y por la proliferación de los enriquecidos por la guerra, mantuvo la ciudad bloqueada durante una semana. Explica Karadzic que las exigencias justas de los jóvenes oficiales fueron políticamente manipuladas, pero rehúsa dar nombres de los instigadores.

Insiste que en Banja Luka se evitó una catástrofe política, sin especificar su carácter. Las grandes medidas de seguridad en la ciudad revelan la tensión existente entre los serbios. Un guardaespaldas de Radovan Karadzic permaneció en la habitación durante la entrevista con EL PAíS.

Pregunta. ¿Ha logrado el nuevo Estado serbio en Bosnia una salida al mar, tal y como deseaban?

Respuesta. Sí. Croacia debe cedemos una parte de la costa entre Molunat y Ostri Rt. Es un intercambio. Nosotros ofrecemos los territorios en las montañas sobre Dubrovnik. Obtuvimos ya el asentimiento de los musulmanes y de los líderes croatas.

P. ¿Una vez firmado el acuerdo, quedarán cimentadas las fronteras?

R. Sí. Si ocurren cambios después de la firma, se efectuarán conforme a acuerdos bilaterales. Debemos conseguir las garantías firmes para que no haya violación alguna de las fronteras.

P. ¿Supone el acuerdo el cese inmediato de las hostilidades?

Rí Debería. Tenemos que obtener las garantías de la comunidad internacional de que sancionará a los que comiencen una nueva guerra.

P. La creación de tres Estados étnicos supone de hecho un intercambio masivo de la población. ¿No es así?

R. Creo que eso no sucederá inmediatamente. Si una parte de la población decide trasladarse, entonces lo organizará el Estado y determinará dónde pueden establecerse.

P. Los serbios controlan militarmente un 70% del territorio de Bosnia-Herzegovina y, según el plan, se quedarán con un 52%. ¿Teme resistencia entre los que se encuentran en el territorio que hay que devolver?

R. Seguramente habrá resistencia, pero nosotros no podemos comportarnos como una tribu. Somos una nación. El interés de la nación está por encima del interés tribal y regional. Existe un Estado que debe respetar los acuerdos. A algunos les irá mejor y a otros peor. Los que pierden en este acuerdo no lucharon por su municipio, sino por todo el Estado. Creo que veremos la transferencia de unas 120.000 personas (serbios).

P. ¿Teme la rebelión de aquellos que lucharon por unos territorios que ahora deben abandonar?

R. Será un proceso doloroso y duro. Es el precio que debemos pagar por la creación de nuestro Estado. Todos deben saber que el Estado no se obtiene sin el pago de un precio y a nosotros nos costó el abandono de algunos territorios.

P. ¿Será dura la paz? Los problemas, internos no podrán justificarse más con los enemigos externos.

R. Los periodos de posguerra tienen las características propias. Por eso repetimos que es necesario suspender el embargo contra Yugoslavia, porque de Otro modo no podremos poner en marcha el plan de paz. Obtuvimos el consentimiento de la parte musulmana y croata para el levantamiento de las sanciones. No firmaremos el plan de paz sin un documento sobre el fin del embargo. Apenas firmado el acuerdo se deben levantar las sanciones procedentes de la resolución 820 de las Naciones Unidas. No hay manera de desmovilizar a centenares de miles 4e soldados sin poder ofrecerles alguna actividad económica.

P. ¿Cuáles cree usted que serán sus mayores problemas en la paz?

R. Desmovilizar a tantos soldados, confiscar las armas, adaptar a aquellos acostumbrados a ver la muerte a los tiempos de paz, asegurar la revitalización de la economía...

P. ¿Invitará a los refugiados de todas las nacionalidades a volver a sus casas?

R. Acordamos el derecho al regreso del refugiado. Pero, la vuelta se debe efectuar de manera organizada. En las casas de algunos refugiados viven ahora otros refugiados. Una vuelta caótica podría llevar a la guerra civil. Las tres repúblicas [en Bosnia] debemos hacer un balance de las propiedades para organizar la vuelta y el canje de las viviendas. En el territorio de Bosnia-Herzegovina hay unos 600.000 hombres muy bien armados. Están llenos de resentimiento.

P. ¿Cuándo organizará el referéndum que permita la secesión del Estado serbio de Bosnia de la nueva unión de Bosnia-Herzegovina para integrarlo a Serbia?

R. Lo veremos. Si nos encontramos bien en la unión de Bosnia y Herzegovina tal vez no organizaremos referéndum alguno.

P. ¿Teme ser acusado de crímenes de guerra por un tribunal internacional?

R. De ninguna manera. Las amenazas de la creación de un tribunal internacional no han influido en nuestras decisiones. Todas mis decisiones han sido públicas. El Parlamento las ha apoyado. No hay elementos para que alguien pudiera llegar a juzgar a nuestros dirigentes.

P. ¿Habrá fiesta el día de la firma del plan de paz?

R. Hay razones para la celebración.

P. Entonces, ¿se celebrará?

R. No lo sé. Una gran tristeza se apoderará también de la población; por lo perdido. Nosotros vivimos un paroxismo, un ataque epiléptico, en el cual perdimos a mucha gente y ciudades. Ahora se contarán las pérdidas. Es un proceso doloroso para todos los pueblos.

Emigración de musulmanes

P. Existe un continuo éxodo de la población no serbia de Banja Luka. Les despidieron de sus puestos de trabajo y les confiscaron sus propiedades. ¿Cuál es el futuro de los no serbios en su Estado?

R. Es la primera vez que oigo que la gente emigra de Banja Luka. Entiendo perfectamente que estos acontecimientos asusten a los musulmanes y que deseen pasar a la parte musulmana de Bosnia.

P. La mayoría de ellos emigra hacia los campos de refugiados en Escandinavia.

R. Los países europeos deben entender que tienen una oferta atractiva para los musUlmanes. Ofrecen ayuda de 800 marcos mensuales. Los salarios aquí son de cuatro marcos. Si huyen por motivos políticos, por qué no van a la parte musulmana de Bosnia. No se debe asustar a los ciudadanos de ninguna etnia. Sin embargo, hay extremistas en las tres partes. Las autoridades no participan en ello.

P. Sin embargo, las autoridades no encontraron a los culpables por la destrucción de 16 mezquitas en Banja Luka.

R. Los encontrarán.

P. Ya no hay mezquitas.

R. Tampoco hay iglesias ortodoxas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1993

Más información

  • Radovan KaradzicLider de las fuerzas serbias de Bosnia-Herzegovina Radovan Karadzic es el jefe político de los serbios de Bosnia-Herzegovina. Nacido en Montenegro, psiquiatra de profesión y máximo líder del Partido Democrático Serbio, ha conseguido encender los más atávicos odios étnicos entre serbios, musulmanes. y croatas hasta desencadenar la guerra más sangrienta en Europa desde la II Guerra Mundial.