Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comisario jefe de la sección de extranjeros, acusado de presiones sexuales a inmigrantes

La Brigada de Régimen Interior (anticorrupción) de la policía detuvo ayer a A. F. L., comisario jefe de la sección de residentes extranjeros y concesión de nacionalidades en la Comisaría General de Documentación, ubicada en Madrid, bajo una acusación de exigir favores sexuales a cambio de legalizar irregularmente a extranjeras.Este funcionario, que la próxima semana cumplirá 58 años, la edad de retiro a segunda actividad (sin destino), había sido investigado por el servicio de información de la II 2ª comandancia de la Guardia Civil, en Madrid, en relación con una red de prostitución de latinoamericanas, fundamentalmente dominicanas y colombianas.

Este veterano funcionario, por el que desde hace varios años pasaban miles de expedientes para regularizar la situación de los extranjeros residentes en España y para conceder las nacionalidades, fue interrogado anoche en dependencias de la brigada anticorrupción.

Según las pesquisas iniciales, este comisario reconoció que había mantenido relaciones sexuales en diversas ocasiones con extranjeras, pero argumentó que las mismas se habían producido con el libre consentimiento de las mujeres afectadas. Una mujer que regentaba una red de prostitución había sido supuestamente amenazada por el comisario con la retirada de la nacionalidad española a su hijo si no le proporcionaba relaciones sexuales con sus empleadas, acusación rechazada inicialmente por el funcionario.

Sin embargo, la interesada señaló que el comisario le había advertido que, igual que había dado la nacionalidad, podía retirarla. No es la primera vez que funcionarios de Documentación se ven envueltos en irregularidades de este tipo, en ocasiones salpicadas con connotaciones de lucro y en otras de puro chantaje sexual. El actual jefe de este departamento, Luis Luengo, con el pleno apoyo de la dirección de la policía, ha considerado prioritario atajar estas corruptelas, lo que se ha traducido ya en varias detenciones a lo largo de los últimos meses.

Por otro lado, José Luis Alabarce, policía de la escala básica de Valencia, fue detenido ayer en La Línea (Cádiz) por compañeros del cuerpo de dicha capital cuando transportaba 75 kilos de hachís y dos gramos de cocaína con otros dos individuos, José Martín Mangual y José Luis Escot Escribano, y una emisora scanner para captar frecuencias policiales. Este funcionario había argumentado una enfermedad para lograr una baja temporal en el cuerpo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1993