Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un conspirador con tricornio

El ex teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina, nacido en Málaga el 30 de abril de 1932, tiene un largo historial de conflictos con las instituciones y usos democráticos previo a la asonada del 23 de febrero de 1981.Nada más finalizar el régimen franquista, en 1976, el ex militar golpista, entonces destinado en San Sebastián, envió al ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, un telegrama de protesta por la legalización de la bandera vasca. El telegrama motivó que se le abriera un expediente disciplinario y se le trasladara a Málaga, su ciudad natal, como jefe de la comandancia de aquella localidad.

Al año siguiente, en octubre de 1977, Tejero disolvió una manifestación pacífica y autorizada por el Gobierno Civil que reivindicaba la mayoría de edad a los 18 años. Al mando de una compañía, Tejero impidió el acto argumentando que no podía celebrarse en "un día de luto en España", dado que en aquella fecha -8 de octubre- ETA había asesinado al presidente de la Diputación de Vizcaya y a dos guardias civiles. Esta actuación le valió la separación del mando y un arresto domiciliario.

Tejero volvió a ser expedientado por publicar en el diario El Imparcial del 31 de agosto de 1978 una carta abierta al rey Juan Carlos en la que criticaba el proyecto de Constitución. A finales de aquel mismo año se desveló la existencia de una trama golpista denominada Operación Galaxia, que pretendía secuestrar a los miembros del Gobierno durante la celebración del Consejo de Ministros el día 17 de noviembre.

Los principales instigadores de esta trama fueron Antonio Tejero -que iba a ser el encargado de ocupar el palacio de La Moncloa al frente de dos compañías de guardias civiles- y el capitán de Infantería Ricardo Sáenz de Ynestrillas, posteriormente asesinado por ETA.

La Operación Galaxia -del nombre de la cafetería madrileña donde se reunían los golpistas- se frustró cuando algunos de los oficiales invitados a sumarse a la misma pusieron la conspiración en conocimiento de sus superiores. Tejero y Sáenz de Ynestrillas fueron juzgados en Consejo de Guerra bajo la acusación de conspiración y proposición para la rebelión. Sólo fueron condenados a siete meses de prisión y seis meses y un día, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1993