Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tránsfuga Gomáriz 'desaparece' un día después de apoyar al PSOE en Aragón

Emilio Gomáriz García, el diputado tránsfuga que con su voto dio la presidencia del Gobierno de' Aragón al socialista José Marco, era ayer una de las personas más buscadas en Zaragoza por los medios de comunicación. Tal como ya hiciera cuando decidió abandonar el PP, se retiró de la circulación y se encontraba en paradero desconocido. José Marco, el nuevo presidente aragonés, declaró ayer que el problema de Aragón hasta ahora es que no había Gobierno. "Teníamos un reino de taifas en cada una de las Consejerías", dijo. Mientras, Emilio Eiroa se despedía ayer en una emotiva comida en la que incluso rompió a llorar.Las únicas declaraciones de Gomáriz fueron las que efectuó en el pleno de la moción de censura y posteriormente a la votación, en una conferencia de prensa. Tenso, nervioso y a la defensiva, explicó los motivos de su decisión: "Si no me hacen caso en los temas [refiriéndose al Gobierno de Par-PP], y veo que lo único que les interesa es mi voto para sacar las cuestiones adelante, ya es triste que a uno no le dejen pensar y que su valía esté en depositar un voto". Añadió que su decisión "no ha sido nada desesperada, esto es muy meditado. No se trata de algo a la ligera, esto es muy serio".

El equilibrio de fuerzas en las Cortes aragonesas, PSOE e IU suman 33 escaños, los mismos que Par y PP, convirtieron el voto de Gomáriz en decisivo y él lo explotó. Reclamó despacho propio, secretaria y equipo de asesores, así como dietas y subvenciones como cualquier otro grupo, en total unas 300.000 pesetas al mes.

Emilio Eiroa, por su parte, lloró ayer mientras abrazaba efusivamente al portavoz de su partido en las Cortes de Aragón, Juan Antonio Bolea, en una comida privada que organizó el Partido Aragonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1993