"Ni estoy gordo, ni doy lástima, ni voy a robar"

Maradona reúne a 45.000 aficionados en su primer entrenamiento con el NeweIl´s

El fútbol argentino, bajo los efectos de la demoledora derrota frente a Colombia, pasó por el servicio y se inyectó con Maradona. Ahora todo es como antes. Cuarenta y cinco mil aficionados le aguardaron en el estadio del Newell's Old Boys para verle tocar nuevamente el balón. Las emisoras de radio y televisión retransmitieron el acontecimiento desde Rosario, 400 kilómetros al norte de Buenos Aires. Maradona volverá a jugar en la selección el 31 de octubre, un día después de cumplir los 33 años.El corazón tiene razones que la razón no entiende. Esto es así: encienda a Maradona, acérquelo a un campo y la pasión estallará. El mismo vuela por los aires tres veces arrojado por los compañeros del Newell's que le dan la bienvenida. De este equipo salió Jorge Valdano. A beber de esa fuente llega un maduro y sensato Maradona, que bajó ya 12 kilos.

Habrá que temer por él fuera del campo. Sus serenas declaraciones -"ni estoy gordo, ni doy lástima, ni voy a robarle nada a nadie, pero tampoco creo que pueda volver a ser el de antes"- se pierden en el ulular de las multitudes. Un grupo de empresarios ha avalado una operación financiera en la que se aseguran cuatro millones de dólares (unos 500 millones de pesetas) para Maradona. Todos confían en que él se pagará a sí mismo con la serie de partidos internacionales previstos, los derechos de televisión, los contratos publicitarios y demás, pero todos parecen haber olvidado las consecuencias que semejantes expectativas y presiones han producido antes en su salud fisica y mental.

La barra brava del Rosario Central, el otro equipo de la ciudad y mortal enemigo del Newell's, ha privilegiado el fanatismo a la admiración y atacó duramente a Maradona. La Organización Canalla Antileprosa (OCAL), que agrupa a los líderes de la hinchada del Rosario, hace circular ironías punzantes: "Si ha podido superar la droga, Maradona también podrá superar la lepra". El Rosario y el Newell's fueron bautizados "canallas" y "leprosos" cuando fueron convocados para un partido de ayuda a una organización que atendía leprosos. El Rosario se negó y fue "canalla". El Newell's aceptó y se le llamó leproso".

La negativa del Sevilla a conceder el pase internacional a Maradona por las supuestas deudas que hay que saldar de su contrato no preocupa a su representante. Marcos Franchi tiene un documento, firmado por el presidente del club español, Luis Cuervas, comprometiéndose a "no reclamar ninguna indemnización". Franchi dice que el asunto "no es con Maradona, sino entre el Sevilla y el Nápoles".

Son voces, como las de Maradona, que apenas se escuchan en medio del griterío. Ha dicho Maradona: "Necesito al menos dos semanas de entrenamiento intenso para entrar en condiciones mínimas a un campo". Pero la hinchada del Newell's canta: "¡Qué bonito!,/ ¡qué bonito! / La fiesta es en el Parque / y el velorio en Arroyito" y la directiva especula con el partido de presentación porque quiere comenzar a recaudar el dinero comprometido. Nadie tiene en cuenta que a Maradona ya lo mataron una vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de septiembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50