Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Alguacil alguacilado

INCANSABLE LUCHADOR contra los elementos por él mismo desatados, Manuel Fraga ha vuelto a tropezar con una piedra colocada por sus manos tiempo atrás. La Junta Electoral de Galicia, estimando un recurso presentado por los socialistas, ha resuelto suspender la emisión por televisión de un anuncio de la Xunta, teóricamente institucional, pero que la resolución considera de publicidad partidista. Lo más característico del caso es que, hace cuatro años, el actual presidente de la Xunta acusó de malversación de fondos al que lo era entonces, el socialista González Laxe, por haber financiado con fondos públicos una campaña, supuestamente institucional, destinada a cantar los logros del Gobierno en plaza. Entonces tenía razón Fraga; ahora la tienen sus críticos.No sólo eso: hace apenas un mes, el grupo parlamentario popular presentó una proposición de ley por la que quedaría prohibida la difusión de publicidad institucional desde el momento en que hubieren sido convocadas elecciones. La proposición es bastante razonable, pero alguien debió haber informado de ella al presidente de la Xunta y a su responsable de comunicación: ambos han seguido defendiendo que "explicar a los ciudadanos lo que se ha hecho no sólo es un derecho, sino una obligación"; y que en los anuncios objeto del recurso socialista "en nada se aludía al Gobierno". Los miembros de la Junta Electoral han debido apreciar, sin embargo, alguna relación entre un anuncio cuya conclusión era que "aquí se ha hecho mucho en poco tiempo y mucho más si seguímos a este ritmo" y la consigna "nunca se ha hecho tanto en tan poco tiempo" que figura como conclusión del manifiesto electoral del PP.

El argumento de que lo mismo ocurre en casi todas las elecciones, de cualquier orden, es un fuerte atenuante moral en favor de los populares gallegos. Pero por eso mismo es tan estimulante saber que en el futuro podrá invocarse el antecedente establecido por la Junta Electoral de Galicia para oponerse a esa forma de abuso (e incluso, según la acertada apreciación de Fraga en agosto de 1989, de "malversación de fondos públicos" ).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1993