Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado madrileño declara insolvente a la Embajada de Nigeria en España

El Juzgado de lo Social número 23 de Madrid ha declarado insolvente a la Embajada de Nigeria en España después de haber intentado en vano embargar parte de sus bienes para que dos de sus empleados pudieran ser indemnizados por despido improcedente. Ambos contratados han recurrido la declaración de insolvencia para lograr que, siguiendo el ejemplo de otros países europeos, la justicia española embargue por primera vez bienes de una representación diplomática.Esterny Abisike Ironche, traductor de la Embajada nigeriana, adquirió en agosto de 1992 la nacionalidad española. Dos meses más tarde fue despedido mediante una carta en la que, en nombre del embajador, Yusuf Yaro Maman, se le indicaba que la obtención de su nueva ciudadanía constituía "una seria ofensa contra la Constitución" nigeriana. También perdió su empleo Mngowa Mkok, contratada como secretaria, por negarse a limpiar la cancillería y la residencia del embajador.

Abisike recurrió la decisión ante los tribunales y el 18 de diciembre obtuvo una sentencia en la que se calificaba el despido de "discriminatorio" y se ordenaba su readmisión, a pesar de la cual no pudo volver a ocupar su puesto de trabajo. En consecuencia, el juzgado condenó en abril a la Embajada al pago de una indemnización y salarios de tramitación de 3,2 millones de pesetas, a los que se añadían otros 1,7 millones debidos a Mkok.

Ante la negativa de la Embajada a abonar los casi cinco millones de indemnizaciones, la juez Carmen Ramos Valverde llevó a cabo diligencias para embargar la cuenta corriente de la representación nigeriana, pero la Dirección General de Protocolo del Ministerio de Asuntos Exteriores le recordó que el Convenio de Viena le impedía hacerlo. El juzgado de lo social acabó entonces, el 18 de junio, declarando insolvente a la Embajada de Nigeria para que los demandantes puedan cobrar parte de sus indemnizaciones con cargo al Fondo de Garantía Salarial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 1993