Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Se celebra en Israel la 'boda del Siglo'

Aaron Mordehaï Rokeah, príncipe heredero de la dinastía de los Hassidim de Belz, se casó el pasado martes en Jerusalén, en presencia de cerca de 30.000 personas, en el primer acto de una fiesta que se prolongará durante siete noches y que ha sido calificada por los periodistas israelíes como la "boda del siglo".La ceremonia, que se desarrolló en presencia del presidente de Israel, Ezer Weizman, del primer ministro, Yitzhak Rabin, y de otras personalidades religiosas y de la diáspora judía, tuvo lugar bajo una carpa de 140 metros de alto y 10 metros de ancho, montada en el barrio de Israel donde viven los Hassidim de Belz.

El marido, un joven de 18 años, es el hijo único del gran jefe espiritual de esta comunidad, una de las más importantes del judaísmo ultraortodoxo, el rabino Issachar Dov Rokeah, de 45 años. Por su parte, la mujer, apodada Lady Di por la prensa de Israel, que la juzga "modesta y trabajadora", es hija de un rabino director de una escuela talmúdica situada cerca de la ciudad de Haifa (en el norte de Israel).

Como lo exige la costumbre, los dos novios apenas se habían visto hasta el día de la boda, desde que las comadres de la comunidad tomaron la decisión de casarlos. La novia, que entró en la carpa rodeada de varias docenas de mujeres, todas ellas casadas, escondió su cara tras un velo de color blanco para no ser vista por los hombres. Más tarde mordió un trozo de pan, símbolo de prosperidad y fecundidad, preparado según una receta ancestral.

Durante la celebración, en la que se sirvieron los más diversos manjares, además de 10.000 litros de vino y 20.000 de zumos de fruta, dos centenares de estudiantes de la comunidad velaron en todo momento para que las mujeres y los hombres de la fiesta no intimaran demasiado.

Gran parte de los integrantes de la comunidad de los Hassidim de Belz fueron exterminados por los nazis durante la II Guerra Mundial en el campo de concentración de Treblinka (Polonia). "Ésta es nuestra revancha por la puesta en libertad de John Demjanjuk, acusado de ser Iván el Terrible, el carnicero de Treblinka", ha declarado el rabino Israel Eichler, portavoz de la comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 1993