Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polisario y Marruecos discuten a puerta cerrada el futuro del Sáhara occidental

El Frente Polisario y Marruecos se sentarán hoy frente a frente, por primera vez en la historia, para discutir el futuro del Sáhara occidental. El preludio de este encuentro se desarrolló ayer, cuando las dos delegaciones se presentaron en El Aaiún por separado a los responsables de la ONU, que controlará la marcha de las conversaciones. La negociación directa empezará oficialmente hoy a las ocho de la mañana.

La delegación del Frente Polisario, dirigida por el número dos de la organización, Bachir Mustafá Sayed, y compuesta por otros 10 miembros del aparato político del movimiento independentista, llegó a El Aaiún a primera hora de la tarde. Los emisarios del Frente Polisario arribaron a la ex capital del Sáhara Occidental a bordo de un avión de la ONU, procedentes de los campamentos de refugiados de Tinduf, en el sur de Argelia.Su llegada al aeropuerto de El Aaiún provocó momentos de tensión, sobre todo entre la prensa y los funcionarios policiales, que habían recibido orden de desalojar los alrededores de la central de llegadas. Gracias a la mediación de la ONU los periodistas e informadores gráficos pudieron permanecer en el lugar.

Una hora más tarde llegaba al mismo aeropuerto la delegación marroquí, presidida por Ahmed Snussi, embajador de Rabat en las Naciones Unidas. Esta delegación está compuesta por una veintena de personalidades, entre las que se encuentran los ex militantes del Polisario Omar Hadrami e Ibrahim Hakim, que desempeñan importantes cargos en el Ministerio del Interior y de Asuntos Exteriores, respectivamente. Forman también parte de esta delegación varios jeques de tribus saharauis, miembros del Consejo Consultivo Saharaui Real, sobre quienes recaerá, oficialmente, el peso de las conversaciones.

Las conversaciones entre el Frente Polisario y el Gobierno de Marruecos se llevan a término en las salas del hotel El Parador de El Aaiún, convertido desde hace dos años en residencia general de la plana mayor de las tropas de la Minurso. El Frente Polisario había rechazado en las vísperas de la reunión, la propuesta de las Naciones Unidas, de celebrar las conversaciones en la sede central de la Minurso en El Aaiún, alegando que en el recinto ondeaba la bandera de Marruecos.

El hotel El Parador, escenario de la cita, es un establecimiento de prestigio construido durante la época colonial española y que fue inaugurado por el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne. Actualmente El Parador es propiedad del Estado marroquí.

Banderas marroquíes

Paradójicamente, El Parador aparecía aún en la tarde de ayer totalmente envuelto y asediado por banderas del reino de Marruecos, que se colocaron en la ciudad hace más de una semana, con ocasión del 640 cumpleaños del rey Hassan II. Este año en El Aaiún alguien se ha preocupado para que las banderas permanezcan ondeando en los mástiles más tiempo de lo habitual, en previsión quizá de la llegada de la delegación de los independentistas y en un intento de demostrar la "marroquinidad del Sáhara Occidental".La presencia en la delegación del Frente Polisario, del número dos de la organización Bachir Mustafá Sayed, ha originado una oleada de optimismo, sobre todo entre los representantes de la Minurso desplazados a El Aaiún. El propio Erik Jensen, responsable de la Comisión de Identificación de la ONU, aseguró ayer a un grupo de periodistas que 9a operación supone un éxito de un 90% sobre: las previsiones efectuadas". Con esta frase, Jensen trataba de contrarrestar las versiones pesimistas que sobre la marcha de la reunión él mismo había difundido en los días precedentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de julio de 1993

Más información

  • Las dos delegaciones llegaron ayer a El Aaiún