Tribuna:EL OMBUDSMAN
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La cesta de la compra

En El País Semanal del 20 de junio se publicó un amplio reportaje titulado La batalla del hiper; sus autores, Javier López Tazón y Tomás Bárbulo, daban cuenta de que, según en qué establecimiento se haga la compra de productos alimenticios y productos básicos del hogar, una familia media con dos niños puede ahorrarse al mes hasta 15.000 pesetas. Y daban cuenta, entre otros detalles, de los precios de 44 artículos de alimentación y seis artículos de limpieza obtenidos en ocho conocidos grandes supermercados de Madrid: Alcampo, Continente, El Corte Inglés, Hipercor, Maxcoop, Mercadona, Pryca y Simago.En un gráfico se detallaban los productos y sus correspondientes precios, en cada hiper; en otro se ofrecía el valor del total, tanto en alimentación como en hogar, por establecimiento.

Joaquín de Quinto, director de marketing de Simago, en conversaciones con el redactor jefe del suplemento, Alberto Anaut, y con uno de los autores del trabajo, así como posteriormente con el Ombudsman, y en carta al director, manifestó que Simago no estaba de acuerdo con el resultado del análisis. Según De Quinto, Bárbulo y López "han cometido errores a lahora de la toma de precios"; aseguraba que, "tal y corno se demuestra en la documentación" que obraba en su poder, los autores del trabajo torriaron "precios de oferta en establecimíentos de la competencia", con lo que Simago ha resultado perjudicado en la clasificación.

Las explicaciones que recibió de Anaut y Bárbulo no le resultaron satisfactorias a De Quinto. Tampoco aceptó las explicaciones contenidas en el informe de los autores acerca de cómo se había elaborado el trabajo, informe que le hizo llegar el Ombudsman. Pidió una entrevista inmediata con éste; si no era posible -que no fue posible en el momento- advirtió que se vería obligado a la defensa de los intereses de Simago (así lo había anunciado en la carta dirigida al director del diario).

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El pqsado domingo día 4, en EL PAIS y otros periódicos se publicó una página entera de publicidad de Simago; en ella secomunicaba que los resultados de la toma de precios y el total de la cesta de la compra (7.619 pesetas) publicados por El País Semanal referidos a Simago (Simago de Móstoles) eran "erróneos"; por el contrario, los precios vigentes en el hipermercado el 19 de m'ayo -día en que los periodistas acudieron a la toma de información- ascendían a 7.271 pesetas, lo cual le situaría "en una posición mucho más ventajosa que la publicada". E incluía la lista de los artículos reseñados en el suplemento, con los precios aparecidos en el mismo y los precios en vigor en Simago de Móstoles en aquella fecha.

Javier López Tazón y Tomás Bárbulo manifiestan que, en su anuncio, Simago -"que quedó en último lugar en el reportaje"- da precios de oferta, 11 cuando los recogidos en el suplemento son los habituales, excluidas las ofertas". Este extremo, afirman, le fue explicado previamente al responsable demarketing de la cadena Simago 11 y él lo admitió sin ninguna salvedad". En su anuncio, añaden, Simago da seis precios diferentes a los de la toma de EL PAÍS: café 250 gramos, mezcla Bonka; leche condensada, bote La Lechera; aceite de oliva Carbonell, 0,4 grados; Coca-Cola sin cafeína, dos litros; pasta 500 gramos, Barilla, y papel higiénico, 12 rollos Colhogar. Pero el anuncio, agregan, "oculta que esos precios son los de oferta" (así constan también en las fichas de toma de precios hechas por los periodistas que elaboraron el trabajo, y puestas a disposición del Ombudsman) "y no los habituales, que son los que aparecen en el reportaje de EL PAIS". López Tazón y Bárbulo se reafirman: "El valor de la cesta de la compra de Simago es de 7.619 pesetas y no de 7.271 pesetas según pretende hacer creer al público la mencionada cadena". "No es cierto, por tanto, que Simago se sitúe como afirma en una-, posición mucho más ventajosa que la publicada', ni tampoco 'entre los establecimientos más competitivos a la hora de hacer la compra': de los ocho establecimientos comparados, Simago sigue siendo el más caro"

En La batalla del hiper faltó advertir a los lectores que los precios que se reseñaban eran los precios habituales para las marcas seleccionadas y no los de oferta -éstas "se anularon para homogeneizar el estudio", señala el redactor jefe Alberto Anaut-, un dato que habría ayudado a la mejor comprensión de un trabajo en el que estudiaban ocho hipermercados homologables.

¿Por qué no se informó de este extremo? El redactor jefe Alberto Anaut dice que ésa era la intención "hasta que un corte de última hora se llevó por delante el aviso". "De esta manera", añade, "los lectores se quedaron sin un dato y Simago, previamente informado de que no se tomarían los precios de oferta, ha podido agarrarse a un clavo ardiendo para negar la realidad". El dato sí parece que era importante; pero, una vez más, las prisas se llevaron por delante algo que contribuía al enriquecimiento del trabajo.

El telefono del Ombudsman es 304 28 48

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS