LA NUEVA LEGISLATURA

PSOE aprueba un diálogo "no excluyente"

El secretario general del PSOE, Felipe González, consiguió que el comité federal no mostrara preferencias sobre a quienes hay que convencer para que apoye a los socialitas en esta legislatura. Al final, y sin votaciones, se aceptó el sentido de la intervención última de González. "Debemos conseguir una relación fluida y no excluyente con las fuerzas políticas".De esta manera se evitó, como pretendieron algunos miembros del federal, que se hiciera una prelación: primero nacionalistas, después Izquierda Unida, según una propuesta o, al revés, según otra. La segunda fue especialmente defendida por la corriente Izquierda Socialista cuyos miembros entraron en la reunión con el ánimo de que se se sometiera a votación.

Más información
Devuélveme el voto y que quédate con todo lo demás

Felipe González intervino dos veces para pedir "a los compañeros de Izquierda Socialista" que retiraran su propuesta. El líder socialista no quería afrontar las próximas rondas de conversaciones con las fuerzas políticas con el peso de una resolución que hubiera mostrado diferentes gustos sobre los pactos. Ni siquiera él mismo quiso ser muy explícito.

Es cierto que mayoritariamente todos los miembros del federal tienen tendencia a pactar con los nacionalistas pero su ánimo no estaba muy alto después de que el día anterior el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, públicamente se mostrara en contra de un Gobierno de coalición y también de un pacto estable de legislatura. El menos abatido era Felipe González, según relatan miembros del federal. Pidió calma y no dio demasiada importancia a las manifestaciones de Pujol, que consideró lógicas dentro de los prolegómenos de una negociación de este tipo.

La novedad estuvo ayer en que Felipe González tampoco quiso mostrarse reticente a Izquierda Unida porque no sabe en estos momentos lo que les necesitará. "Hay que negociar muchas cosas todavía, empezando por la investidura", aseguran que dijo González.

En esta discusión el presidente de la mesa del Comité Federal, Nicolás Redondo Terreros, pidió que la ejecutiva hiciera una resolución alternativa. pero integradora con la de Izquierda Socialista. González puso orden y pidió que se dejaran de resoluciones. El resultado fue que el Comité Federal dejo a su secretario general "manos libres" para dialogar con todos. Izquierda Socialista no olvidó mencionar a los sindicatos para resaltar que el pacto social será imposible si no se cuenta con ellos. Otros miembros del federal, como Julián Ariza, también insistieron en la vertiente sindical. El secretario de organización, Txiki Benegas, insistió en la línea oficial: intentar un Gobierno de coalición; si no es posible, un pacto de legislatura y, si tampoco es posible, pactos concretos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS