Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA LEGISLATURA

Arenas inicia la refundación del PP andaluz para preparar su candidatura a la Junta

Javier Arenas será el candidato popular a la presidencia de la Junta de Andalucía en las elecciones de 1994 y tomará la riendas del partido en el próximo congreso regional. Arenas iniciará la refundación pendiente del PP andaluz para eliminar a la vieja guardia de AP.

El dirigente popular aseguró que, de momento, combinará la vicesecretaría general del PP y la dirección andaluza, por "expresa petición de José María Aznar", pero su intención es volcarse en la autonomía, prioridad política de los populares.El desembarco de Arenas en Andalucía, anunciado ya varias veces con anterioridad, significa un fuerte giro en la orientación interna del partido en la comunidad, donde todavía se mueven con cierto margen de maniobra reductos de la antigua Alianza Popular (AP), especialmente en el ámbito rural. En el congreso regional del próximo 25 de julio, que se celebrará en Granada, saldrá de la presidencia Gabino Puche -hasta ahora también portavoz en el Parlamento andaluz-, principal hombre de confianza del ex presidente de Alianza Popular Antonio Hernández Mancha.

Puche, diputado electo por Jaén en el Congreso, ha mantenido frecuentes discrepancias con Arenas y los parlamentarios de su propio grupo en la cámara andaluza, donde en algunos momentos se llegó a enfrentamientos directos y a interrupciones bruscas del diálogo de partido.

El futuro presidente del PP andaluz aterrizó ayer en la conferencia de prensa que celebró en Sevilla para presentar su candidatura con dirigentes destacados de la corriente renovadora, como Teófila Martínez, Celia Villalobos y Andrés Ollero, quienes ocuparán puestos de importancia en la dirección refundada.Etapa centrista

Anunció el inicio de una nueva etapa con un fuerte carácter centrista, así como un cambio en los cuadros directivos de organización e infraestructura de los núcleos rurales. El vicesecretario general que comenzó su trayectoria política en las extintas UCD y democracia cristiana, incidió también en el mensaje andalucista y en la defensa a ultranza de los intereses de la comunidad frente un hipotético Gobierno nacional en el que se prioricen políticas favorecedoras a otras autonomías.

Javier Arenas, quien antes de ingresar en el PP coqueteó con el Partido Andalucista (PA), aprovechará el descalabro de los nacionalista en las pasadas elecciones generales, aunque afirmó que los populares respetarán hasta el final de la legislatura el pacto que mantienen en el Ayuntamiento de Sevilla con el andalucista Alejandro Rojas-Marcos, quien gobierna en coalición con Soledad Becerril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1993