Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Los serbios y croatas de Bosnia se ponen de acuerdo ara crear una confederación de tres Estados étnicos

Los cabecillas de los fuerzas serbias y croatas que combaten en Bosnia-Herzegovina, Radovan Karadzic y Mate Boban, anunciaron ayer en Ginebra su acuerdo para la creación de una confederación de tres miniestados étnicos en la antigua república yugoslava, al término de una reunión bilateral a la que, no asistió ningún representante de la presidencia colegiada bosnia ni de la comunidad musulmana, mayoritaria en la república. Karadzic invitó a los dirigentes musulmanes de Bosnia a acudir a la mesa de negociaciones "lo más pronto posible".

El mediador de la Comunidad Europea (CE), David Owen, lamentó que Karadzic y Boban hubieran presentado lo que calificó de proposiciones insuficientes e imprecisas sobre la partición de Bosnia-Herzegovina. "Es bastante evidente que no han trabajado en común sobre los mapas. Deberán ser más concretos y específicos y más imaginativos y generosos si quieren lograr progresos", dijo Owen, quien confirmó que los dirigentes de las tres comunidades de Bosnia acudirán de nuevo, el lunes próximo, a Ginebra para reanudar el diálogo.El acuerdo de Karadzic y Boban prevé que la presidencia de la hipotética confederación estaría asegurada de manera colegiada por los presidentes de los tres miniestados. Karadzic reiteró su "oferta" a los musulmanes de mantener o intercambiar los enclaves de Bosnia oriental. "Gorazde y Srebrenica pertenecen a los musulmanes, a menos de que estén dispuestos a cederlos por otra cosa", declaró Karadzic.

Los presidentes de Serbia y Croacia, Slobodan Milosevic y Franjo Tudjman, autores de la propuesta de confederación abandonaron la ciudad suiza sin haber arrancado compromiso alguno por parte de los siete miembros de la presidencia colegiada bosnia que se encontraban en Ginebra y que hoy se reunirá en Zagreb para analizar el plan de partición de Bosnia.

Divisiones en la presidencia

Estas reuniones, en las que no ha participado el líder bosnio y presidente de la máxima autoridad colegiada de la república, Alia Izetbegovic, apartado de las negociaciones durante un mes debido al cumplimiento de las importantes misiones estatales que conlleva su cargo, han puesto de manifiesto las divisiones internas que existen entre las autoridades bosnias para decidir la vía a seguir.

La presidencia colegiada, integrada en tiempos de guerra por tres serbios, tres croatas y tres musulmanes, de los que en las negociaciones de Ginebra sólo ha estado presente el máximo rival de Izetbegovic, el musulmán Fikret Abdzic, se ha erigido en la máxima representación del pueblo bosnio. Dicho organismo ha emergido como el único interlocutor de Milosevic y de Tudjman, "con suficiente quórum para aprobar cualquier decisión", incluso sólo con los siete miembros que ahora están presentes.

En una conferencia de prensa ofrecida por los representantes bosnios que estuvieron presentes en Ginebra, el croata Franjo Boras, se lamentó de que este organismo colegiado nunca haya sido incluido en negociaciones previas. "La situación militar, política y económica actual de Bosnia-Herzegovina aconsejan que la presidencia se implique en las negociaciones", subrayó. Asimismo, dijo que las fuerzas armadas bosnias, cuyo líder actual es Rasim Delic, están bajo el control supremo de la presidencia colegiada. Boras y sus colegas de la presidencia se están limitando, de momento, a recoger información. Su actuación, según afirman, tiene como objetivo poder llevar a cabo las consultas pertinentes en representación de Bosnia-Herzegovina, rechazando cualquier acusación de que vayan a "vender" esta república.

En Sarajevo, el vicepresidente bosnio, Ejup Ganic, ausente de las conversaciones de Ginebra, vaticinó una larga guerra -unos 15 años más- y advirtió del peligro de la aparición de actos terroristas. "No quiero ser responsable del terrorismo, pero llegará, especialmente en Europa", dijo Ganic a un grupo de periodistas occidentales. "Hay más de dos millones de refugiados bosnios. Los extremistas no dejarán de manifestarse", añadió. "Es una tragedia enorme. Al dividir Bosnia, ustedes están legitimando la limpieza étnica", señaló, refiriéndose a Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de junio de 1993

Más información

  • David Owen se muestra decepcionado por las propuestas territoriales de Karadzic y Boban