Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El saldo de deuda en manos de extranjeros ha subido un 77% en lo que va de año

El saldo de deuda pública en manos de inversores extranjeros alcanzó un máximo histórico al situarse en los 3,280 billones de pesetas en la semana contable finalizada el pasado día 11. Este volumen representa un espectacular, incremento del 77% con respecto al saldo existente a 31 de diciembre de 1992, aunque con respecto al máximo de 1992 -alcanzado en junio-, el incremento es del 26%.La alta rentabilidad que ofrecen los activos públicos españoles en comparación con otros países europeos, la tendencia generalizada a la baja de los tipos de interés en el viejo continente y la relativa fortaleza de la peseta han animado a los extranjeros a aumentar el peso de la deuda española en sus carteras.

Ayer mismo, el Tesoro se permitió reducir en 0,30 puntos los tipos de las letras a un año, del 10,80% al 10,50%. Hacienda logró adjudicar 244.245 millones de pesetas a esta menor rentabilidad, el 30% de las peticiones.

Pero fue el mercado secundario de deuda el que más se benefició ayer de esta corriente compradora. El precio del bono a diez años, el activo más negociado, subió casi un punto. Antonio Pulido, de F G Inversiones, atribuye este interés al elevado diferencial de rentabilidad que tienen los activos públicos españoles. El llamado bund, bono alemán a diez años, está 3,80 puntos por debajo del equivalente español.

La mayor estabilidad de la peseta también favorece esta entrada. Ayer la moneda española cerró al mismo nivel que la víspera (76,40 pesetas por marco), apreciada un 3,4% con respecto al marco. Esta fortaleza se debe a la debilidad que muestra la divisa alemana en los mercados internacionales, que ayer volvió a retroceder frente al dólar.

La creciente vulnerabilidad del marco amenaza con retrasar la bajada de tipos que tan desesperadamente necesita la economía alemana y es el principal motivo que puede impedir hoy al Bundesbank tomar una medida en ese sentido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1993