Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las deudas de las suspensiones de pagos superaron el billón de pesetas en 1992

El 25 de febrero pasado el Instituto Nacional de Estadística (INE) daba un primer avance de las suspensiones de pagos y quiebras que se produjeron a lo largo de 1992. 847 empresas suspendían pagos por valor de 781.354 millones de pesetas, en tanto que las quiebras afectaban a más de 400 compañías con un pasivo próximo a los 60.000 millones de pesetas. En definitiva: el peor año de la historia económica española. El resultado más evidente de la profundidad de la crisis. Sin embargo, la realidad ha resultado ser mucho peor. Tres meses más tarde, los técnicos del INE han cerrado las estadísticas con un resultado sorprendente. Las deudas de las empresas en suspensión de pagos en 1992 aumentaron en más de 200.000 millones sobre la previsión, lo cual significa un nuevo récord: más de un billón de pesetas.

Este billón de deudas se repartió entre 1. 135 empresas, lo cual supone otro hito histórico. Nunca las empresas en suspensión de pagos habían superado el millar. Buena parte de la culpa de estos dos récords la tuvo la crisis de KIO. Las suspensiones de pagos del Grupo Torras y varias de sus filiales generaron un pasivo próximo al medio billón de pesetas.

Algo muy similar sucedió con las empresas quebradas en 1992. De acuerdo con los datos definitivos del INE, las quiebras afectaron a 507 -por primera vez superaron el medio millar-, en tanto que su pasivo también tocó techo, con 83.236 millones.

Los datos hechos públicos ayer por el INE también recogen el comportamiento de las suspensiones de pagos y las quiebras durante el primer trimestre de 1993. Las primeras afectaron a 271 empresas con un pasivo de 107.870 millones. Además, 112 empresas quebraron en ese periodo, con deudas de 18.558 millones de pesetas.

Por otra parte, en enero de este año se pusieron en marcha 12.040 empresas, un 39% menos que en enero de 1992, según los datos del Trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 1993