Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Karadzic firma el plan de paz de Owen y Vance

ENVIADA ESPECIAL La cumbre sobre Bosnia que se ha celebrado durante el fin de semana cerca de Atenas concluyó ayer con un resultado positivo: Radovan Karadzdic, el líder de los serbios de Bosnia, aceptó finalmente firmar el plan de paz de los copresidentes de la Conferencia de paz sobre la antigua Yugoslavia, David Owen y Cyrus Vance. "Esperamos que esta firma marque el inicio de un proceso irreversible hacia la paz", afirmó Owen. Parece prematuro, sin embargo, echar las campanas al vuelo. La firma de Karadzic debe ser ratificada por el Parlamento de su autoproclamada República Serbia en Bosnia, que ya rechazó una vez el plan y tiene previsto reunirse el miércoles para examinarlo de nuevo.

El documento suscrito en la cumbre alude expresamente a esta condición y de paso menciona directamente, por primera vez en un documento oficial, a la República de Srpska, es decir la República Serbia en Bosnia. El propio Karadzic anunció anoche que renunciará si el Parlamento no ratifica el plan de paz.La firma del texto se hizo sin grandes ceremonias en presencia de David 0wen, Cyrus Vance y el recién integrado Thorveld Stoltenberg; de la cúpula política de Serbia y Montenegro y del anfitrión de la conferencia, el primer ministro griego, Constantino Mitsotakis. No hublo aplausos. Karadzic titubeó hasta el último momento antes de firmar el documento.

La noche anterior, la troika constituida por Dobrica Cosic, Slovodan Milosevic y Momir Bulatovic -presidentes, respectivamente, de la Federación Yugoslava, de Serbia y de Montenegro- logró finalmente convencer a Karadzic de que firmara. "Desde fuera se escuchaban los gritos", afirmó Fred Eckhard, el portavoz de los mediadores internacionales, para describir el ambiente en el hotel Nafiska Astir, donde se celebraba la reunión.

Victoria diplomática

Constantino Mitsotakis celebró la victoria diplomática conseguida en su país, único amigo de Serbia en la Comunidad Europea, con estas palabras: "Una gran catástrofe ha sido evitada. Se ha abierto un nuevo periodo de progreso y cooperación". Mitsotakis actuó de intermediario entre los serbios de Bosnia y los copresidentes, y dialogó con unos y otros durante toda la noche del sábado al domingo.

Los presidentes de Croacia, Franjo Tudman, y de Bosnia, Alia Izetbegovic, mantuvieron también una serie de reuniones bilaterales con diferentes protagonistas del conflicto bosnio. Karadzic tomó la decisión, o mejor dicho fue obligado a tomarla, en el transcurso de estas reuniones informales. La sesión plenaria duró tan sólo medía hora.

Momcilo Krajisnik, presidente del autoproclamado Parlamento serbio y número dos de Karadzic, declaró ayer que "el plan de paz de Vance-Owen es inaceptable tal como está". Según él, Karadzic firmó el acuerdo debido a la "fuerte amenaza de que la República serbia será bombardeada antes del 5 mayo y por su preocupación por el pueblo serbio".

Cyrus Vance y David Owen están satisfechos, pero Karadzic e Izetbegovic dieron lecturas distintas a la firma. "Con esta firma la así llamada República de Srpska se autoextinguió" aseguró Izetbegovic. El presidente bosnio exigió a la comunidad internacional que se iniciaran cuanto antes los preparativos para poner en marcha de manera concreta el plan de paz.

"Queremos que la aplicación del plan sea inmediata. Nuestra delegación considera que la prioridad número uno es el alto el fuego, ya que ayer más de diez musulmanes civiles fallecieron con motivo de los combates", recalcó Izetbegovic.

Karadzic, por su parte, enseñará a sus diputados, pasado mañana, que la República de Srpska viene mencionada oficialmente por primera vez, y que queda por lo tanto legitimada.

Vance y Owen rechazaron comentar la hipótesis de que los parlamentarios serbios en Bosnia rechacen una segunda vez la firma del plan de paz, tal como lo hicieron en una reunión anterior el 26 de abril pasado. "Es el momento de centrarse sobre la puesta en marcha del plan", precisó Owen. Sobre las amenazas de una intervención militar encabezada por Washington, afirmó: "Espero que no haya necesidad de dar pasos militares".

Owen calificó el plan de paz para Bosnia como "una de las operaciones más complejas", que supondrá el despliegue de nuevas tropas americanas, europeas y rusas para garantizar el alto al fuego y hacer posible su cumplimiento en las distintas provincias de Bosnia.

La cúpula política serbio-montenegrina abandonó Atenas apenas terminado el almuerzo ofrecido por Constantino Mitsotakis. Le espera una tarea ardua: ayudar a convencer a los diputados serbios en Bosnia y a los generales que luchan sobre el terreno de que acepten la paz, y convencerles de abandonar parte de los territorios conquistados para ceder progresivamente su control a las fuerzas de la ONU.

Slobodan Milosevic inició anoche esta ofensiva de persuasión con una intervención en la televisión de Belgrado, en la que llamó al Parlamento a "seguir los intereses del pueblo serbio" y a aprobar en consecuencia el plan de paz. Belgrado tiene un gran interés en lograr la aceptación del plan. "La Federación Rusa y Francia están preparadas para iniciar el proceso de levantamiento del embargo contra Yugoslavia, una vez cumplidas todas las condiciones", manifestó Fred Eckhard.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1993

Más información

  • El líder de los serbios de Bosnia tuvo que ceder en Atenas ante las presiones de Belgrado