Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España retirará sus 'cascos azules' de Bosnia si la OTAN emprende bombardeos contra Serbia

M. G., España retirará sus cascos azules de Bosnia-Herzegovina si la OTAN, por encargo del Consejo de Seguridad de la ONU, decide lanzar un ataque aéreo contra objetivos serbios en la ex república yugoslava. El ministro de Defensa, Julián García Vargas, advirtió ayer en Madrid, durante una conferencia de prensa, que "no se puede decir que esta eventualidad [un ataque aéreo] no afectara a los contingentes que están realizando misiones en tierra"; entre los que figuran un millar de españoles.

García Vargas se mostró muy cauto a la hora de valorar un ataque aéreo limitado contra las líneas de suministro de las milicias serbias en Bosnia, que propugnan Estados Unidos y Alemania, entre otros países sin tropas en la zona, aunque admitió que esta posibilidad no está excluida. "Todas las consecuencias que pudieran derivar se de un ataque aéreo deben ser tenidas en cuenta", destacó, antes de agregar que permanente mente se están actualizando los planes de evacuación, tanto parcial como total, del contingente español, "por si fuera necesario aplicarlos".Los expertos del Ministerio de Defensa español son contrarios a una acción de este tipo, por considerar que, al alinearse con uno de los bandos en conflicto, las fuerzas de la ONU no podrían continuar sus misiones de ayuda humanitaria. Además, subrayan, no está claro el "objetivo político" final de un ataque aéreo, pues todos los países excluyen una posterior intervención masiva con fuerzas terrestres, salvo que haya un acuerdo previo de las partes.

García Vargas anunció que España está dispuesta a participar en el control de la prohibición de vuelos sobre Bosnia Herzegovina, que actualmente realizan aviones de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Holanda, si la misión se prolonga y es necesario relevarlos Esta operación, que sena realizada por entre ocho y 12 cazas F-18 desde una base italiana, no tiene nada que ver, subrayó el ministro, con el bombardeo de objetivos terrestres.

Reforzar los contingentes

Para el ministro de Defensa, lo prioritario ahora es "una aplicación estricta y severa del embargo"; así como, "probablemente, reforzar y ampliar" los contingentes de cascos azules que, como el español, están realizando "con mucho riesgo y gran dificultad" misiones de interposición entre los bandos.

Esta mañana está prevista la llegada a Málaga del buque Castilla, en el que regresan 565 militares que han permanecido seis meses en Bosnia-Herzegovina. El buque será recibido por el Príncipe de Asturias.

García Vargas compareció en conferencia de prensa acompañado por el secretario general de la Unión Europea Occidental (UEO), Willen Van Eekelen, con quien inauguró momentos antes el Centro de Satélite de dicha organización, ubicado en la base aérea de Torrejon de Ardoz (Madrid).

Aunque Van Eekelen destacó el valor de la información facilitada por dicho centro para controlar el embargo a Serbia, las instalaciones inauguradas ayer funcionarán hasta 1995 con carácter experimental, una plantilla de sólo 50 personas y un presupuesto de 5.000 millones de pesetas.

La principal función del centro, en esta fase, será formar técnicos en interpretación de imágenes captadas por satélite, que se adquirirán a los propietarios de los satélites Spot, Landstat y ERS. A partir de 1995, también se utilizarán las imágenes del satélite militar franco-hispano-italiano Helios, en virtud de un acuerdo firmado el pasado martes en Madrid.

La firma de este acuerdo propició la visita del ministro de Defensa francés, François Leopard, quien se convirtió en el primer miembro del nuevo Gobierno de centro-derecha francés en viajar a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 1993

Más información

  • Defensa, dispuesta a que cazas españoles ayuden a imponer la prohibición de vuelos