Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior ordena que se investiguen mejor y más rápidamente las desapariciones

El Ministerio del Interior ha ordenado a la policía y a la Guardia Civil que investiguen las desapariciones de menores nada más recibir las denuncias de sus familiares, sin esperar, como ocurría hasta ahora, a que transcurra un plazo de 48 horas para iniciar las pesquisas. Esta directriz también se hará extensible a los desaparecidos que sean mayores de edad.El secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, ha dado instrucciones para mejorar la búsqueda de los niños y jóvenes desaparecidos, incluso en el caso de que hayan abandonado el domicilio familiar de forma voluntaria. Vera ha decretado a través de la circular 3/93 que haya una mejor coordinación entre el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y las policías municipales.

"Las desapariciones", argumenta el secretario de Estado, "se han convertido en los últimos años en un problema preocupante, que en ocasiones presenta trágicos perfiles". Estos casos, según él, crean en los familiares de las víctimas "desasosiego, duda, ansiedad y dolor", y en la sociedad generan "un clima de inseguridad con respecto a los más pequeños".

Cadáveres sin identificar

Vera reconoce implícitamente que en la actualidad existe una notable descoordinación entre los diversos cuerpos policiales existentes en España, por lo que ha dispuesto que a partir de ahora se cree un banco de datos común de la policía y la Guardia Civil, "tanto de personas desaparecidas como de cadáveres sin identificar".

Interior, que da muestras de sentirse seriamente preocupado por el fenómeno, ha ordenado tajantemente que las investigaciones policiales tengan "carácter prioritario cuando existan indicios suficientes para suponer que la desaparición ha sido originada por la actividad delictiva de terceras personas".

A partir de ahora se intensificará el control sobre niños y jóvenes en autobuses, trenes, discotecas y prostíbulos y "todos aquellos que puedan ser refugio de desaparecidos voluntarios o forzosos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 1993