Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La activista irlandesa Susan McHugh reúne a 10.000 personas en Hyde Park para pedir la paz en el Uster

La activista irlandesa Susan McHugh llevó ayer al Reino Unido su movimiento por la paz. McHugh, una madre de 37 años que hace dos semanas salió del anonimato para protestar contra los atentados del IRA, logró reunir a unas 10.000 personas en el Hyde Park londinense para pedir fin a la violencia sectaria en el Ulster. Paz 93, el movimiento semiespontáneo creado por McHugh, celebró manifestaciones en Gran Bretaña y las dos Irlandas.McHugh es una recién llegada a la celebridad, pero ayer supo obtener el máximo provecho de ella. Por la mañana estuvo en Belfast y atrajo varios miles de personas, católicos moderados en su mayoría, al acto de Paz 93 A mediodía voló hacia Londres y a primera hora de la tarde se dirigió a la multitud concentrada en High Park.

Su mensaje careció de argumentos políticos: igual que el domingo pasado en Dublín, apeló directamente a la visceral ansia de paz que siente gran parte del público británico e irlandés al cabo de 20 años y más de 3.000 muertos de conflicto norirlandés. "Todas las consideraciones políticas son secundarias", dijo "lo primero es dejar de matar".

Susan McHugh se ha cenvertido en símbolo de la voluntad de paz en la República de Irlanda. Su indignación contra el atentado de Warrington (noroeste de Inglaterra), en el que el IRA mató a dos niños, la impulsó a alquilar una sala en un centro universitario y a hacer un llamamiento a través de una emisora de radio. Llenó la sala y, unos días después, llenó la principal avenida de Dublín.

El movimiento Paz 93 ha adquirido una notable fuerza en la República de Irlanda, pero es visto con cierta desconfianza en Irlanda del Norte: los nacionalistas irlandeses, que buscan la reunificación, creen que McHugh atribuye demasiada culpa al IRA y se niega a ver la responsabilidad británica y la del terrorismo unionista ; los unionistas creen que es un instrumento de la república para conseguir la unificación. En Gran Bretaña, los sectores más conservadores señalan que cada rebrote de pacifismo popular induce a una negociación, y en cada negociación avanza un paso el independentismo defendido por el IRA.

En realidad, Susan MacHugh parece encarnar el creciente hastío de la república hacia Irlanda del Norte y el IRA.

La policía irlandesa aportó ayer otro granito de arena a la lucha antiterrorista al detener al miembro del IRA Nessan Quinlivan en Nenagh, en el interior del país. Éste, reo de al menos una muerte, se había fugado de la cárcel londinense de Brixton en junio de 1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de abril de 1993