Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis rusa obliga a aplazar la resolución de la ONU sobre Bosnia

El Consejo de Seguridad de la ONU aplazó ayer por tercer día consecutivo el debate de una resolución para reforzar la zona de exclusión aérea en Bosnia. La crisis que vive Rusia ha llevado a los representante! de este país a pedir el aplazamiento, según fuentes del Consejo de Seguridad. Rusia ha sido un aliado tradicional de Serbia y ha puesto objeciones a las medidas planteadas por los países occidentales contra el régimen de Belgrado.La cancelación amenaza con complicar las negociaciones de paz en Nueva York, bajo la dirección de Cyrus Vance y David Owen, con los musulmanes bosnios. "El nuevo aplazamiento muestra que la comunidad internacional duda mucho a la hora de tomar medidas de cumplimiento y esto es una cuestión sumamente crucial", manifestó ayer en Nueva York el presidente del Gobierno bosnio, Alia Izetbegovic. Los musulmanes han pedido un endurecimiento de las medidas contra el régimen serbio como condición previa para firmar el plan de paz de Vance y Owen.

Esta resolución, que autorizaría a la OTAN a derribar los aviones que violen el espacio aéreo bosnio, es el primer paso de una operación mucho más ambiciosa: la creación de una fuerza multinacional, de entre 50.000 y 100.000 soldados, que aplicará el plan de paz de Cyrus Vance y David Owen, una vez que lo hayan firmado todos los contendientes.

Prudencia de la OTAN

De otro lado, el secretario general de la OTAN, Manfred Wörner, ha evitado comprometerse públicamente con el presidente ruso, Borís Yeltsin, en la crisis que enfrenta a las instituciones rusas. En un encuentro celebrado a última hora del martes con periodistas españoles en Bruselas, Wörner se limitó a reiterar el apoyo de todos los países de la OTAN "a la continuidad de las reformas democráticas y al respeto a los derechos humanos" en Rusia, pero agregó que "por el momento" no podía ser más explícito.

Medios aliados sostienen que la OTAN respalda a Yeltsin en su actual pulso con el Parlamento, pero que una declaración explícita de apoyo podría ser perjudicial para los intereses del propio presidente ruso. En la Alianza se sigue con gran interés y preocupación el desarrollo de: los acontecimientos en Moscú, y se trabaja, entre otras hipótesis, con la posibilidad de que se consolide una dualidad de poder en Rusia y de que el actual vicepresidente, Alexandr Rutskói, suceda, a Yeltsin en el poder, por lo que los comentarios sobre este general de la antigua Fuerza Aérea soviética son sumamente cautos.

Por otra parte, el secretario general de la OTAN, el alemán Manfred Wörner, reveló que Albania es el primer país ex comunista que ha pedido formalmente el ingreso en la Alianza Atlántica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993