Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado exige 475 millones a los directivos de Viajes Ceres

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Madrid, Álvaro Lobato, ha dictado un auto mediante el cual declara la insolvencia definitiva de Viajes Ceres, con un pasivo de 475 millones de pesetas, en el proceso de suspensión de pagos seguido por la ex adjudicataria del programa de vacaciones de la tercera edad del Instituto de Servicios Sociales (Inserso). El juez ha otorgado un plazo de 15 días a los directivos de Ceres para que depositen los 475 millones de pesetas y continuar con el proceso, según confirmaron ayer fuentes judiciales.Si ello no ocurre, convocará una junta de acreedores para que redacte un nuevo convenio y se fijen las condiciones para repartirse el activo de la empresa, que, asciende, aproximadamente, los 600 millones de pesetas.

Ceres suspendió pagos en septiembre de 1990 al no poder hacer frente a deudas con el sector turístico -hoteleros, agencias de viajes y transportistas- estimadas en unos 2.300 millones de pesetas.

El pasivo de 475 millones surgió al perder Viajes Ceres la propiedad del apartahotel mallorquín Aguamar, valorado en más de 2.000 millones de pesetas, tras adjudicárselo el BBV, que ejecutó una hipoteca sobre el establecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993