Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE espera una campaña de descalificaciones tan dura como la de 1982

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) optó ayer por la doble estrategia del "sin comentarios" oficial y las ácidas diatribas expresadas confidencialmente para responder a las críticas que el miércoles formuló contra su dirección el presidente del Gobierno, Felipe González. La cúpula de la patronal, según fuentes de la CEOE que se acogieron al anonimato, está "muy indignada" con la acusación de Felipe González de que la CEOE "está representando intereses políticos". La consigna de no responder obedece a que, según fuentes de la patronal, la CEOE espera una fuerte campaña de descalificaciones, sólo comparable al clima de duro enfrentamiento que se produjo en las elecciones de 1982. Estas fuentes destacan que ese año fue el del último cambio político.

La indignación de la patronal ante las críticas de Felipe González se apoyó ayer también en el hecho de que, "mientras el presidente niega representatividad a CEOE, el ministro de Industria [Claudio Aranzadi] la convoca para discutir los problemas de la industria española". Quizá para responder a está doble actitud del Gobierno, y como prueba de la indignación de la patronal, ninguno de los altos cargos de la organización empresarial acudieron ayer a la mesa de Política Industrial.

Por otro lado, el coordinador de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, dedicó ayer una dura critica al presidente del Gobierno por sus declaraciones sobre la patronal CEOE. Julio Anguita considera que Felipe González parece "que se ha caído de un guindo" cuando afirma que la cúpula de la patronal representa intereses políticos. "El señor presidente no debiera ignorar que existe una cosa que se llama política económica y que la economía obedece también a una visión política", añadió Anguita, según informa Servimedia. En opinión del líder de Izquierda Unida, "Felipe González incurre en un tremendo error cuando cree que existe la profesionalidad y la asepsia pura en los empresarios". Para Julio Anguita "no existe ni en los empresarios ni en los sindicatos, porque todo el que tiene una opción política tiene también una visión de la econornía".

[El Grupo Socialista del Senado no presentará ninguna enmienda que afecte a los aspectos sustanciales del proyecto de ley de huelga, según aseguraron a Efe fuentes del PSOE. Los sindicatos "pueden estar tranquilos", añadieron estas fuentes, porque el Grupo Socialista sólo prevé ofrecer enmiendas transaccionales a los restantes grupos sin romper "el espíritu del acuerdo" alcanzado con los sindicatos.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 1993