Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Diana de Gales

sustituyó a la reina Isabel II de Inglaterra durante unas horas, el lunes por la noche, en un acto oficial celebrado con motivo del Día de la Comonwealth, por encontrarse la soberana británica aquejada de gripe. La princesa, separada del príncipe Carlos, heredero de la Corona británica, fue invitada por la Reina a ocupar su puesto, junto al príncipe Eduardo, por encontrarse ella enferma.Esta sustitución es interpretada como un triunfo de la princesa de Gales en la pelea que mantiene con los funcionarios de palacio desde el anuncio de su separación. Éstos habían impedido que durante su reciente viaje oficial a Nepal fuese recibida bajo los acordes del Dios salve a la reina, el himno nacional británico, que es interpretado protocolariamente cuando un miembro de la familia real realiza un viaje de Estado.

La invitación de la Reina a Diana parece marcar un restablecimiento de las relaciones entre ambas y se interpreta como el fin de lo que la prensa sensacionalista británica denomina "campaña de golpes bajos" de los cortesanos a la todavía esposa del príncipe Carlos, a quien no perdonan su colaboración en el libro de Andrew Morton Diana: su verdadera historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 1993