Yeltsin explone su plan de pacto con el Parlamento, pero no excluye el plebiscito

El presidente ruso, Borís Yeltsin, se dirigió ayer al país inesperadamente a través de la televisión para exponer una síntesis de su proyecto de pacto constitucional con el que espera poner fin al conflicto que le enfrenta con el Parlamento y, particularmente, con su jefe, Ruslán Jasbulátov. Yeltsin, sin embargo, advirtió que seguirán los preparativos para el referéndum, porque "no hay garantías fiables de que se logren los acuerdos y -lo que es más importante- de que se cumplan".

Yeltsin confirmó que está categóricamente en contra de que se celebren simultáneamente las elecciones anticipadas para presidente y diputados, aunque sí está de acuerdo en que cada uno recorte un año su mandato. El presidente apoya que se celebren elecciones parlamentarias durante la primavera de 1994 y presidenciales a lo largo de 1995.

Más información

Su principal enemigo, Jasbulátov, es partidario de que ambas consultas se celebren simultáneamente en 1994. El presidente del Constitucional, Valer¡ Zorkin, quien ha ejercido como mediador en el conflicto entre ambos, también apoya la convocatoria simultánea, pero en 1995.

"Dos vías"

Para "resolver o debilitar notoriamente la crisis hay dos vías", dijo Yeltsin: referéndum o "dificiles y tensas negociaciones para lograr un acuerdo". El pacto que él propone contempla que tanto el Ejecutivo como el Legislativo "no se inmiscuyan en las facultades del otro". "Esto es lo más importante", subrayó Yeltsin.Las partes se comprometen, además, a no presentar proyectos de ley que destruyan el equilibrio de poderes existente. Yeltsin piensa que es necesario "elegir o formar" una asamblea constituyente para aprobar la nueva Constitución. Mientras tanto, el presidente y el Parlamento acuerdan no presentar modificaciones ni complementos a la ley fundamental.

Si el Tribunal Constitucional constata que el presidente incumple el pacto, le cesará; si el que rompe el pacto es el Parlamento, éste será disuelto y será potestad del presidente fijar la fecha de celebración de nuevas elecciones.

La esencia del proyecto de Yeltsin ya la había dado a conocer el miércoles el viceprimer ministro Serguéi Shajrái: El proyecto de la parte contraria no se conoce aún, ya que el jefe del Parlamento, Ruslán Jasbulátov, no intervino ante sus colegas diputados, como estaba previsto, sino que prefirió viajar a Novosibirsk.

El jefe del Parlamento ha negado en una entrevista concedida al periódico finlandés Helsingin Sanomat que mantenga una lucha por el poder con Borís Yeltsin. "Me considero como una de las personas más próximas a Yeltsin. Nos reunimos periódicamente. No estoy de acuerdo con los críticos que me acusan de enemistad con el presidente. Puedo decir, sinceramente, que no hay una lucha por el poder entre él y yo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de febrero de 1993.

Lo más visto en...

Top 50