Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los capellanes de prisiones rechazan las restricciones en los permisos a presos

El director de la Secretaría Nacional de la Pastoral Penitenciaria, José Sesma, considera un "retroceso tremendo" que se limiten los permisos a los presos porque, entiende, que sólo es posible la reinserción mediante la normalización progresiva de la vida en libertad. Sesma, capellán de la prisión de mujeres de Barcelona, rechazó en declaraciones a la agencia Efe las restricciones a estos permisos, tras conocer el proyecto que prepara Instituciones Penitenciarias.En este sentido, el PP reclamó ayer el nuevo protocolo elaborado por Justicia para evaluar las características de los presos que solicitan permisos, así como los estudios preparatorios realizados por el Gobierno para abordar la reforma de la Ley General Penitenciaria, que se ha comprometido a remitir al Congreso en el plazo de dos meses.

Por otro lado, el Grupo Popular ha propuesto que se exijan responsabilidades a los jueces o a la Administración Penitenciaria por los delitos cometidos por condenados que se encuentren en libertad disfrutando de la suspensión condicional de la pena. Federico Trillo, diputado del PP, defendió ayer la "apertura de expediente para depurar responsabilidades" en los casos en que, por una negligencia en el diagnóstico, se suspenda el ingreso en prisión de condenados que posteriormente cometan delitos graves, informa Miguel González. Trillo explicó que su propuesta "no supone una amenaza a los jueces" y que las responsabilidades que se exigirían no serían penales, sino de tipo económico, "para garantizar a los víctimas que no se encuentran indefensas ante un posible error judicial".

Pese a ello, la propuesta, que el PP presentó en forma de enmienda en la ponencia que estudia el nuevo Código Penal, fue rechazada por los socialistas. El diputado del PSOE Carlos López Riaño alegó que la exigencia de responsabilidades "supondría una presión insostenible e impresentable sobre el Poder Judicial", y haría inviable la figura de la suspensión condicional de la pena, prevista para condenas inferiores a dos años, pues ningún juez se atrevería a concederla.

Cumplimiento de penas

Por el contrario, todos los grupos aceptaron ayer en el seno de la ponencia del Código Penal una enmienda del PSOE que exige el cumplimiento efectivo de las tres cuartas partes de la condena impuesta para poder acceder a la libertad condicional. La enmienda deroga los artículos 256 y 257 del Reglamento General Penitenciario, que permitían adelantar el acceso a la libertad condicional al computar como tiempo de cumplimiento el obtenido gracias a la redención de penas por trabajo y otros beneficios penitenciarios.Para López Riaño, la enmienda no pretende endurecer los requisitos para obtener la libertad condicional, sino que intenta "recomponer el lógico equilibrio que debe existir entre la pena [impuesta por el tribunal] y su cumplimiento" real en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993