Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de renovadores socialistas elabora un programa para rectificar los errores cometidos por el partido

Intelectuales del PSOE, muy próximos a las tesis renovadoras, han elaborado un documento base para el programa electoral del partido en el que piden la corrección de los errores cometidos para estar en condiciones de "renovar el pacto con la sociedad". En política económica reclaman la "rectificación de los énfasis, apostando por una política industrial en contra al modelo de ganancia a corto plazo y la despiadada lucha por la promoción social". Los autores del texto consideran que se ha olvidado "el mundo simbólico de los gestos y la ejemplaridad", en referencia a los casos de enriquecimiento rápido y de corrupción. Asímismo estiman "trasnochada" la práctica política que combina "retórica ideológica y habilidad maniobrera".El documento se aproxima a las tesis más izquierdistas del PSOE en materia económica y social y son coincidentes con el núcleo renovador en el modelo de partido y en la apertura a nuevos sectores sociales.

Manuel Escudero y Ramón Vargas Machuca, miembros del Comité Federal y coordinador y autor respectivamente del Programa 2000 del PSOE, y Miguel Angel Quintanilla, secretario del Consejo de Universidades, han enviado este escrito de 13 páginas -titulado "Renovar el pacto con la sociedad-" a Felipe González, y al coordinador del prograrna electoral del PSOE, Francisco Fernández Marugán.

Su objetivo es "estimular el debate interno en torno a propuestas que cristalicen en un programa de ideas", señala Vargas Machuca. El documento tiene una introducción en la que se conjuga el empeño en no renunciar a los planteamientos clásicos socialdemócratas, "en busca de la superación de las desigualdades y las injusticias", con la necesidad de "corregir el tiro" para atender las nuevas demandas sociales, con un discurso moralizador que ataca con dureza comportamientos poco honrados de los políticos. "Los vientos favorables de crecimiento han desencadenado un ansia excesiva de ganancia a corto plazo, de consumo sin tener en cuenta el endeudamiento y una despiadada lucha por la promoción social", afirma el texto. En otro momento se utiliza la expresión "economía de casino" para evidenciar la falta de tejido productivo.

En contraposición a estas críticas, el presidente del Gobierno, Felipe González, asegura, en una entrevista publicada ayer por The Washington Post, que su gabinete es "uno de los más honestos en la historia de España". González agrega que, en la actual atmósfera de acusaciones de corrupción, "corremos el riesgo de ser presuntamente culpables, en lugar de presuntamente inocentes".

González defiende la decisión de aceptar las inversiones del grupo kuwaití KIO, a pesar de la crisis actual: "Cuando llegó este flujo de inversión lo vimos como muy positivo. Cuando vienen unos caballeros para invertir cientos de millones, miles de millones de dólares en sectores problemáticos de la industria, la respuesta de cualquier político responsable es positiva. Si tuviera que tomar de nuevo una decisión, haría lo mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993

Más información

  • Felipe González: "Mi Gobierno es uno de los más honestos de la historia"