Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El morro del AVE

En un reportaje, publicado en EL PAÍS sobre los trenes de alta velocidad, Inmaculada G. Mardones escribía que "los primeros AVE podrían haberse entregado con un año de antelación si no hubiera sido por la bisoñez y tiranía de sus diseñadores". Y concretaba: "Fuentes de Renfe aseguran que los operarios franceses permanecieron 12 meses a la espera de que Addison y AD [Associate Designers, S.A.] dibujaran un morro al AVE diferente al del TGV".AD -por medio de su director general, Pep Sant- replica que se le atribuye "una responsabilidad en el diseño del AVE que nunca ha tenido". En el contrato suscrito por Renfe y las compañías Addison y AD se especifica claramente que el proyecto de la "forma exterior de la cabeza motriz" será ejecutado por la primera de dichas empresas. AD, pues, no intervino en el dibujo del morro que tiene el AVE: AD corrió a cargo del diseño de los interiores del tren.

Pep Sant se lamenta de que en el reportaje se califique "erróneamente" a la compañía Associate Designers de bisoñez y tiranía: AD "ya había diseñado, sin ninguna bisoñez ni tiranía, las nuevas unidades de cercanías, los nuevos intercities, la unidad Fema de FEVE y un largo etcétera de máquinas, vagones, elementos de catering, remodelado de estaciones..." AD, que inició sus actividades hace siete años, tiene clientes, además de en España, en Italia, Estados Unidos, México, Francia, Alemania... Hasta 700 proyectos son obra de AD.

"Estoy seguro"' escribe Pep Sant, que EL PAÍS "sabrá encontrar la manera de compensar la frustación y perjuicio" causado a la empresa "al difundir una noticia falsa" molesta para AD.

Inmaculada G. Mardones considera que el hecho de que no se detallaran en su trabajo "las circunstancias del contrato de AD con Renfe no significa que se ignore", porque, según ella, "en un reportaje sobre la gestación del AVE lo relevante es que el diseño determinara un retraso de casi un año en la entrega de las primeras unidades del tren".

Es relevante, sí, tanto retraso. Para la empresa AD lo relevante del reportaje es que se le impute la autoría de un dibujo que no fue ejecutado por ella. Si se hubiera contrastado en AD la información facilitada por fuentes de Renfe, la compañía habría tenido la oportunidad de demostrar que no dibujó el morro del AVE. "El periodista transmite a los lectores noticias comprobadas" dice el Libro de estilo de EL PAÍS. La comprobación no parece que fuera difícil en este caso.

En cuanto a bisoñez y tiranía, la explicación textual de Mardones es esta: "La exigencia de AD de compensar su frustración y los perjuicios de su imagen por el uso de términos como tiranía (se aplica hiperbólicamente a cualquiera que somete a su voluntad, capricho o poder a otros) y bisoñez (inexperto, novato) creo que se deriva de la sobreestima otorgada por los medios de comunicación españoles en los últimos años a los cultivadores del diseño y al despliegue de su retórica".

¿Significan estas palabras que la autora del reportaje se ratifica en los calificativos aplicados? El Libro de estilo dice que, además de comprobar las noticias, el periodista "se abstiene de incluir en ellas sus opiniones personales".

Millones, no billones

Un error muy corriente en las traducciones es confundir el billion (un millar de millones) de los Estados Unidos y el Reino Unido con el billón (un millón de millones) español. El gazapo se escapa con cierta frecuencia en las páginas del periódico. La última, en un trabajo de Marisol Guisasola (El País Semanal, 29 de diciembre pasado) sobre los diamantes. "Hace billones de años", escribía Guisasola, "el calor y la presión de la Tierra en formación convirtieron el carbón en diamantes: la gema mas dura".

Desde Bruselas, el lector Manuel García recuerda: "Hace billones de años la Tierra misma aún no se había formado". Marisol Guisasola tomó el dato de un texto facilitado por el Centro de Información del Diamante en el que se afirma que "hace billones de años, cuando la Tierra era una caldera de magma hirviendo (...) el calor y la presión convirtieron en diamante el carbón". Así lo escribió también la autora del artículo, sin reparar en que -como señala el lector- la formación de nuestro planeta data de hace 4.500 a 5.000 millones de años.

El Libro de estilo de EL PAÍS especifica que el milliard del francés, el miliardo del italiano y el billion de Estados Unidos y el Reino Unido equivalen a un millar de millones.

El teléfono directo del Ombudsman es 304 28 48.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de enero de 1993

Más información

  • EL OMBUDSMAN