Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aragonés insiste en su oposición a ceder agua del Ebro

El Gobierno autónomo de Aragón insistió ayer, por boca de su presidente, Emilio Eiroa, y del consejero de Ordenación Territorial, Luis Acín, en que el Ebro no tiene excedentes de agua para transferir a otras comunidades autónomas y que, en cualquier caso, el Ejecutivo regional se opondrá a los trasvases.El consejero declaró: "No vamos a admitir, aunque la Ley de Aguas nos diga que el agua es de todos los españoles, que nos hagan creer que van a hacer regulaciones en esta comunidad autónoma, que nos van a prometer 200.000 millones de pesetas de inversiones, para que pasado mañana veamos cómo se llevan el agua a donde puede que la necesiten, pero donde hace falta es aquí. Al final, seis millones de catalanes dan más diputados que 1,2 millones (los habitantes que tiene Aragón) y eso significa que 13 diputados aragoneses no influyen en el Congreso y sí los diputados de Convergencia i Unió que pueden influir en el futuro Gobierno de España".

Eiroa declaró a la Cadena SER que los trasvases del Ebro serán inevitables "si los aragoneses queremos". "Desde el Gobierno aragonés nos opondremos tajantemente a que se lleven el agua a otras zonas, entre otras razones porque no hay excedentes", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1993