Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vance y Owen intentan convencer a Serbia de que acepte el plan de paz

Mientras las conversaciones que se celebran en Ginebra para lograr la paz en el conflicto bosnio se han aplazado al próximo domingo, los copresidentes de la Conferencia de Paz sobre la antigua Yugoslavia, Cyrus Vance y David Owen, tratarán en Belgrado de convencer a Serbia de que acepte el plan de paz.

Cyrus Vance llegó ayer a la capital de la antigua Yugoslavia. David Owen le seguirá tras informar a la Comunidad Europea (CE), a través de la presidencia danesa, del estado de las conversaciones. En Copenhague, Owen alertó de los riesgos de una intervención militar en Bosnia-Herzegovina. "Es una opción que queda bien en la portada de un periódico, pero que no es tan fácil sobre el terreno", dijo el mediador de la CE.Los seis días de reflexión fueron calificados de decisivos por el portavoz de la conferencia de paz, Fred Eckhrad, quien ha estimado en un porcentaje "indefinido y sin confirmar" las posibilidades para que sean aceptados los tres paquetes de medidas presentadas por los copresidentes a serbios, croatas y musulmanes. Las tres partes deberán pronunciarse a partir del domingo próximo en unas reuniones que se prevén duren hasta el día 12.En Belgrado, los copresidentes hablarán hoy con el presidente serbio, Slobodan Milosevic, sobre el apoyo militar serbio a las milicias de Bosnia así como la situación en Kosovo. El primer ministro de esta provincia serbia de mayoría albanesa, Bujar Bukoshi, informó a los copresidentes de la acumulación de fuerzas serbias frente a la frontera albanesa en un mal presagio sobre lo que puede causar. Bukoshi solicitó a la conferencia de paz el envío de observadores o cascos azules ante el riesgo de genocidio contra la población musulmana de Kosovo, en un 90% favorable a la independencia.Negociación global

En cuanto a las negociaciones directas entre serbios, croatas y musulmanes, las posiciones divergentes siguen invariables, aunque parece consolidado el proceso que por primera vez ha reunido en torno a la misma mesa de negociación a todos los beligerantes. Los copresidentes presentaron, antes de suspender las reuniones hasta el domingo, un compendio de medidas, en "tres paquetes globales e inseparables". Podrán ser debatidos aspectos de cada uno, pero deberán ser adoptados tras la negociación de forma global y sin salvedades. Los puntos establecen:

-Las bases de la división territorial de Bosnia en 10 provincias autónomas

-Los principios constitucionales para establecer un Estado descentralizado por los pueblos constituyentes, y que esencialmente se oponen a la posibilidad de mantener acuerdos internacionales con terceros países.

- Un proyecto de siete puntos con las medidas detalladas para establecer el cese de hostilidades, restauración de las infraestructuras (agua, electricidad, comunicaciones), separación de fuerzas de las líneas de frente y repliegue de las provincias designadas, así como la libre circulación de personas. Las propuestas han sido calificadas por el portavoz de la conferencia como "el mejor compromiso político para una solución negociada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de enero de 1993