Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

José Luis Borau: "A los niños hay que darles lo mejor"

TVE emite 'Celia', una serie de calidad basada en la obra de Elena Fortún

El próximo martes 5 de enero, TVE comienza a emitir una serie de seis capítulos de una hora de duración, basada en los famosos libros infantiles Celia, escritos durante la década de los treinta por Elena Fortún.Sobre guiones de la novelista Carmen Martín Gaite y el director, José Luis Borau, la serie supone el descubrimiento de una actriz infantil, Cristina Cruz Mínguez. Borau, emprendió la tarea de rodar Celia porque considera que la mejor literatura infantil que se ha hecho en España es la de Elena Fortún y que a los niños hay que darles lo mejor.

Pregunta. ¿Cómo surgió la idea de hacer una serie de televisión sobre la colección de Celia?

Respuesta. Siempre me ha molestado ese criterio que hay en muchos países, sobre todo en España, de que cualquier cosa vale si es para niños. Se trabaja con la impunidad de que a los niños se le dan abalorios, no van a protestar y les van a encantar. Siempre he tenido la idea de que a los niños hay que darles lo mejor. Y creo que la mejor literatura infantil que se ha hecho en España es la de Elena Fortún. Además, descubrí por casualidad quién era Elena Fortún, a quien le pasaron todas las cosas imaginables y no imaginables, y me interesaron aún más lo libros de Celia.

P. ¿Cuándo comienza a trabajar en el proyecto?

R. Fui a ver a Pilar Miró el 20 de octubre de 1987, se lo propuse y le pareció muy bien. Y poco después me llevé a Marisol Dorao, una profesora de universidad que está escribiendo una tesis sobre Elena Fortún, a un pueblecito de Pensilvania, cerca de Nueva York, donde viven los herederos, y empezó la gestión.

P. ¿Por qué eligió a Carmen Martín Gaite para escribir los guiones con ella?

R. Porque, como ella misma se define, es una Celioadicta. Celia tendría la misma edad que Carmen si hubiese existido. Cuando salió el primer libro de la serie, Carmen tenía siete años. Yo sabía de esa devoción por el personaje, y no sólo suya, sino de otros muchos escritores, como por ejemplo Ignacio Aldecoa, García Hortelano, Gil de Biedma, que han reconocido haber aprendido a escribir, sobre todo a dialogar, con los libros de Elena Fortún. Hicimos 14 guiones, de los que sólo se han utilizado seis, que comprenden los libros que ahora ha sacado Alianza Editorial. El rodaje duró desde junio de 1991 hasta las Navidades de ese mismo ano , y queda ron algunas. escenas pendientes para 1992.

Tres mil niñas

P. Fue muy complicado encontrar a la protagonista.

R. Vimos a más de 3.000 niñas. Eso se dice en un momento, pero hay que vivirlo. Estuvimos viendo niñas desde diciembre hasta abril. Yo por las tardes no venía a la oficina porque me daba vergüenza. Había una cola desde la puerta hasta la esquina de madres y abuelas con niñas. Partíamos de unos datos muy concretos. En la primera página del primer libro dice: "Celia ha cumplido la edad de la razón, es una niña de siete años espigada para su edad, rubia y de ojos azules". Y venían niñas con ojos como cucarachas, con el pelo como ala de cuervo. Y sus abuelas decían: "No, no, a esta niña en cuanto llega el verano y le da el sol, el pelo se le aclara mucho". La que elegimos, Cristina Cruz Mínguez, no fue la última que llegó, pero apareció en la última semana. Una vez que la vimos era tan evidente que era Celia que todos coincidimos.

Aparte de lo bien que está en la serie, Cristina Cruz es una maravilla de niña. Después de estar un equipo de 50 personas pendiente de ella durante siete meses, no ha tenido un solo capricho, ni se ha echado a llorar nunca, ni ha dicho que no hacía una cosa... Hasta el momento es una niña fantástica.

P. ¿Por qué desde un principio no dirige la serie, en lugar de limitarse a producirla y encargar la dirección a José Luis Cuerda, y luego, por disparidad de criterios, terminar dirigiéndola?

R. Cuando le propuse la serie a Pilar Miró me dijo: "Y la dirigirás tú, ¿no?". Después de creer que a los niños siempre hay que darles lo mejor, pensaba que nunca había dirigido a niños, que no tengo hijos, no he tenido hermanos, no tengo paciencia. Tampoco quería contradecir algo que siempre digo en mis entrevistas, en mis clases, que no quería trabajar para televisión, ni hacer adaptaciones, ni películas históricas. Y quitando Brandy (1964), la excepción que iniciaba la regla, nunca la había incumplido porque no creo en películas históricas. Con José Luis Cuerda había una disparidad de criterios. Decía, y quizá tenía razón, que yo tenía una idea demasiado clara de qué quería y no coincidía con la suya.

P. ¿Qué problemas ha tenido con TVE?

R. La serie Celia ha coincidido con la desastrosa situación económica de TVE. Hubo un momento en que estuvo a punto de interrumpirse y de hecho no se interrumpió porque yo seguí adelante por mi cuenta. Yo he financiado la serie Celia. Y TVE no me reconoce los esfuerzos que he hecho para acabarla, no se responsabiliza de los intereses de los créditos que han sido necesarios para acabarla. La serie Celia es la primera donde ha entrado en coproducción el organismo europeo que agrupa varias televisiones estatales, la italiana, la francesa, la alemana. Hasta ahora TVE había entrado en coproducción en proyectos de ellos, pero Celia es el primero que proponía TVE y aceptaban ellos. Si no se hubiese acabado, tal como consideró en algún momento TVE, no sé qué habría ocurrido con sus socios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 1993