Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Antonio di Pietro,

el juez italiano que se ha distinguido en su lucha contra la corrupción, ha sido designado hombre del año por la prensa italiana. Hace un año, Di Pietro era un juez desconocido de Milán; hoy su foto aparece en todos los periódicos y para muchos es el símbolo de una Italia en busca de respetabilidad. Todo comenzó con la detención el pasado mes de febrero de Mario Chiesa, administrador socialista de una institución de beneficencia. Después de unos días en prisión, Chiesa decidió hablar, y sus revelaciones permitieron al juez sacar a la luz un sistema de corrupción generalizada para financiar los partidos políticos. Desde entonces, Di Pietro ha enviado a más de un centenar de responsables políticos y administradores locales a prisión, y el pasado 15 de diciembre notificaba la apertura de un sumario por presunto delito de corrupción al secretario del partido socialista, Bettino Craxi. Para los politólogos, el juez, al que incluso las candidatas de los concursos de belleza designan como el marido ideal, encarna la aspiración al cambio aparecida en Italia en las últimas consultas electorales y recoge los frutos de una toma de conciencia colectiva. El semanario italiano Panorama, por su parte, publica los resultados de un sondeo en el que "el hombre del año" figura en cabeza con un 69% de las preferencias de los italianos, a gran distancia del segundo, Umberto Bossi, el líder de la Liga lombarda, con un 8%.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992