Juan Pablo II presenta el nuevo catecismo como "un don para todos"

"Nadie debe sentirse extraño, excluido o alejado en relación con este texto", afirmó ayer Juan Pablo II al presentar "oficialmente a los fieles de todo el mundo" el texto del catecismo de la iglesia católica, que "quiere ser un don para todos", aunque, precisó, "sea un don confiado, en particular, a nosotros los obispos".

Miembros de la curia romana, representantes de las conferencias episcopales, de otras instancias eclesiásticas y del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede se congregaron al mediodía en la sala Regia del Vaticano para participar en esta ceremonia, que había perdido su carácter inicialmente previsto de primicia debido a la anticipación de la salida de la versión francesa del catecismo, el mes pasado. Tras la ceremonia, Juan Pablo II distribuyó copias del nuevo texto entre los asistentes. Ante esos aproximadamente 400 invitados, el Papa describió el nuevo catecismo como "un don profundamente radicado en el pasado", cuyo "tesoro vivo", acumulado a lo largo de 20 siglos, "aclara y formula de modo nuevo"; como "un don para el hoy de la Iglesia", que "expresa, también a través de este instrumento cualificado, su constante deseo de rejuvenecer el propio rostro", y como "un don volcado hacia el futuro", "abierto hacia el tercer milenio".

El catecismo, dijo también, "expone los contenidos de la fe en conformidad con la verdad bíblica, con la tradición genuina de la Iglesia y, en particular, con las enseñanzas del Concilio Vaticano II", en respuesta a la misión eclesial de lograr la "unidad en la verdad".

El cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y responsable último de la redacción de este catecismo, recordó los hitos que han conducido a la presentación oficial de ayer desde hace seis años cuando se constituyó una comisión específica de cardenales y obispos, hasta el pasado 25 de junio, cuando al Papa aprobó el texto del nuevo catecismo, tras haberlo revisado.

El prefecto señaló además una característica fundamental del nuevo documento: "Es el fruto de un trabajo colegial episcopal". Ha sido "deseado por un sínodo de los obispos (el celebrado en 1985), redactado por obispos diocesanos y examinado, en una de las fases de su elaboración, por todo el episcopado católico", añadió.

El cardenal Bernard Law, arzobispo de Boston (EE UU), que intervino en la presentación como miembro del comité de redacción del nuevo catecismo, destacó, en castellano, que "es profundamente significativo que este nuevo catecismo sea promulgado en el quinto centenario de la proclamación del Evangelio en tierras del continente americano".

La primera edición italiana del nuevo catecismo, que salió ayer a la venta, consta de 150.000 ejemplares, al precio de 30.000 liras (unas 2.500 pesetas) el ejemplar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS