Un empresario sardo financia seis televisiones en Polonia

Nicolo Grauso, un empresario sardo, es propietario de acciones de las seis cadenas de televisión privadas-regionales que a lo largo del último año y medio se han creado en Polonia. Las seis televisiones son, de momento, piratas, al no existir en ese país la ley sobre los medios electrónicos que el Parlamento viene debatiendo desde hace tres años.Nicolo Grauso, propietario de la cadena de televisión Video-linea, en Cerdeña, y del periódico Unione Sarda, invirtió en las televisiones polacas unos 10 millones de dólares, según confesó recientemente a la prensa. El motivo de sus declaraciones fue la inauguración, el pasado domingo, de la cadena NTW en Varsovia, en la que Grauso posee un paquete del 33% de las acciones.

Según Grauso, quien posee también un 40% de las acciones en uno de los más importantes diarios polacos de alcance nacional, el Zycie Warszawy, los negocios en Polonia "no se pueden contar en miles de millones". El empresario italiano reconoce que la situación en el mercado de los medios en Polonia está muy complicada por la falta de normas legales. Grauso sostiene que las televisiones en las que posee participaciones (en la mayoría de los casos, un paquete del 33%) no son piratas, sino "unas cadenas libres".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS