Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desaparición de tres niñas causa la alarma en dos localidades de Valencia

La desaparición de tres adolescentes -Desirée Hernández, de 14 años; Mirian García, de 14, y Antonia Gómez, de 15,- ha provocado la alarma social en la localidades valencianas de Picassent y Alcàsser. Las chicas fueron vistas por última vez el pasado viernes cuando se dirigían a una discoteca de Picassent. Desde entonces se desconoce su paradero. Los vecinos de ambos municipios se han volcado en la búsqueda, han creado patrullas y han batido el término. La Policía Local ha recurrido sin éxito a una vidente.

Las chicas desaparecidas, vecinas de Alcàsser, visitaron en el ambulatorio municipal a una amiga llamada Esther. Era viernes por la tarde. En la conversación, las jóvenes acordaron ir a la discoteca Color, de Picassent. Esta sala está a pocos kilómetros de Alcàsser. "Ni siquiera iban a entrar, porque no llevaban dinero suficiente. Sólo querían ver el ambiente", dijo ayer Esther. Ambas localidades están a unos 15 kilómetros de la ciudad de Valencia.

Las desaparecidas fueron vistas por última vez a las nueve de la noche cerca de una gasolinera del vecino pueblo de Picassent, en un lugar donde los jóvenes hacen autoestop. El primer toque de alarma procedió de los padres de las chicas, quienes, el viernes por la noche, avisaron a la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1992