Tribuna:Tribuna
i

La confusión supera todas las previsiones

El pulso que mantienen la Comunidad Europea y Estados Unidos es un factor más a unir a la incertidumbre de los inversores sobre la capacidad de recuperación económica de las principales economías. Si los inversores ya dudaban ante los problemas conoci-. dos, la posibilidad de una guerra comercial entre las dos potencias occidentales ha ensombrecido el panorarna.La reacción de las bolsas ha sido la lógica en estos casos, lo que significa que los inversores se han dedicado a tomar beneficios o a posicionarse ante los acontecimientos previstos. En Tokio hubo que recurrir al dinero público para suavizar el recorte que imponía la salida de papel, esta vez ligada a la evolución del mercado de futuros. El índice Nikkei cedió casi 120 yenes y se sitúa ya en el 16.318.

Wall Street abrió con su capacidad mermada en parte debido al cierre de bancos, aunque la evolución de las primeras horas de sesión no difería demasiado la de días anteriores. Los recortes se imponían y el índice Dow Jones bajaba en la apertura poco más de cuatro puntos, pero a media sesión varió la orientación para cerrar con un alza de 14,86 puntos.

Los mercados europeos tampoco aportaron novedades dignas de mención, con Francfort en plena toma de beneficios de los movimiento! a corto plazo, y Londres soltando algo de papel a la espera del "discurso de otoño" del ministro de Hacienda. El mercado alemán cedió un total de 6,85 puntos que, no obstante, le permiten mantenerse por encima del 1.500 con dificultades.

La Bolsa de Londres bajaba un 0,66%, 18 puntos en el FT 100, a pesar de esperarse un próximo recorte de los tipos de interés. El mercado de París permanecía cerrado por ser día festivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 1992.