Crítica:DANZACrítica
i

Sin ton ni son

La coreógrafa vasca Karmen Larumbe se ha asentado en Alcalá de Henares después de muchos años en Bruselas. Su trabajo ha sido visto en España varias veces, y siempre se ha expresado a través de un lenguaje intimista.Su nueva pieza, estrenada en el Teatro Principal de Zamora hace menos de un mes, pretende ser una recreación humorística y hasta satírica del bolero.

El encadenamiento de las escenas se fuerza por la presencia de Larumbe, que haciendo una especie de free-cinema, realiza tareas domésticas, se maquilla y se viste mientras tras una gasa una serie de cuadros a lo tableau vivant ilustran las letras de las cadenciosas y pegadizas melodías.

Hay buena intención, quizá unas ideas, pero no son desarrolladas escénicamente. No hay un producto, un concepto de pieza, sino fragmentos más o menos hechos. El resultado es pobre no por los modestos recursos de que dispone, sino por el ritmo, que falla y logra aburrir a las ovejas. A ratos, algún destello, como el solo del borracho donde Juan de Torres destaca como el mejor elemento del grupo, con sólida técnica y dotes naturales.

Compañía Karmen Larumbe Danza

Boleros: Karmen Larumbe / Nat King Cole y otros. Tribuna de la Danza. Centro Cultural Galileo, Madrid. 7 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de noviembre de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50